martes, 7 de diciembre de 2010

Crisis global.

Crisis global.
LA DICTADURA DE LOS MERCADOS

La llegada de la última gran crisis global, la más grave desde 1929, suponía la posibilidad de reformar todo el sistema económico y financiero para que una situación así no volviera a repetirse. Parece que el liberalismo económico hubiera tocado fondo y se avecinara una reforma en profundidad. Los lideres mundiales, reunidos en el G-8 o el G-20, hacían profusas declaraciones en las que solicitaban la reforma del sistema financiero y capitalista. Pero todo eso se ha quedado en nada. La política neoliberal imperante en los últimos quince años, ha cavado el agujero del abismo. La política de burbujas inmobiliarias, combinadas con bajadas de impuestos y préstamos a mansalva, ha desembocado en estados que no son capaces de mantenerse y dependen de los préstamos internacionales obtenidos a partir de la emisión de deuda. Países como los escandinavos, donde los impuestos son muy altos, han logrado mantenerse. Pero el resto se hipotecaron a base de trenes de alta velocidad, olimpiadas, construcción de carísimas infraestructuras e intervenciones militares en el exterior. La crisis, como mandan los cánones de la economía más clásica, comenzó con un estornudo en Estados Unidos que degeneró en pulmonía mundial. Las hipotecas basura norteamericanas llevaron a punto de quiebra a varios bancos. Este tipo de créditos había sido comprado por varios bancos europeos. La crisis se extendió como la pólvora. Pero en el fondo, no era más que la muestra del fracaso de un sistema ultraliberal con escasa intervención del estado. En el año 2009, un gobierno tan solvente como el de Islandia entró en colapso, interviniendo sus tres bancos en quiebra. En el 2010 Grecia (el país más frágil del euro) se hundió en el abismo de la deuda. La Unión Europea acudió a su rescate a cambio del ajuste social más severo de su historia. Porque este tipo de ajustes en las políticas sociales, es la única reforma que se avecina. Ni cambio de sistema, ni control bancario... solo ajuste de las políticas sociales. Los más desfavorecidos debían pagar la crisis, como siempre. La crisis del sistema liberal se soluciona con más liberalismo. Los siguientes fueron Portugal, España e Irlanda. Portugal y España , con gobiernos de izquierdas que traicionaron a su electorado, aprobaron reformas que recortaban muy gravemente los derechos sociales. Irlanda acabó reconociendo su insolvencia y aceptando el rescate de la Unión Europea. Todo parecía un movimiento de los países anglosajones para debilitar el euro. Parecía partir de la City londinense. Era una situación grotesca: un país de la UE hundiendo a sus miembros. Francia, Gran Bretaña y Alemania continuaron con los recortes. Las huelgas se extendieron por toda Europa. El caso de España es especialmente grave. España había tenido décadas de prosperidad sobre bases muy blandas (la construcción desenfrenada que provocó una burbuja inmobiliaria). Con el estallido de la burbuja inmobiliaria, el paro aumentó estrepitosamente. En un país como España, donde el paro es un problema estructural incluso en tiempos de bonanza, las cifras alcanzan actualmente los cuatro millones de parados (el 20% de la población activa). El resultado fueron reformas y más reformas, todas dirigidas en el mismo sentido: disminuir los derechos de los trabajadores y acabar con las políticas sociales. Los gobiernos se mostraron completamente impotentes, admitiendo públicamente que sus políticas se debían a presiones del mercado. Habían traicionado la confianza que sus votantes habían puesto en ellos, y lo justificaban por las "presiones exteriores". Pero, ¿quiénes son esos poderes exteriores? A veces da la sensación de que estuvieran hablando de un Dios mercado que vigila todos sus movimientos. Los países soberanos se han convertido en concursantes de un inmenso "Gran Hermano" global donde son vigilados hasta sus últimos movimientos. El presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, nunca ha ocultado la satisfacción que sus reformas producen en los mercados internacionales, a pesar de rozar el abismo en las encuestas electorales. ¿Qué poder es tan severo que puede obligar a los políticos a suicidarse? Hay varias cosas que están muy claras.

1. El nuevo mundo después de la crisis no controla el sistema económico ni financiero. Más bien les fortalece para que se recuperen de sus pérdidas. Todas las medidas propuestas para controlar la banca y el movimiento de capital a nivel mundial han fracasado.
2. La democracia ha muerto. Si los gobiernos son capaces de incumplir sus programas electorales para plegarse a las exigencias de los "mercados", significa que ya no votamos gobernantes, sino meros gestores que obedecen las consignas internacionales.

3. La Unión Europea ha fracasado estrepitosamente. Si no es capaz de defender su propia moneda frente a los ataques exteriores, todos los esfuerzos hechos no sirven de nada. La postura del gobierno alemán de Angela Merkel es una muestra del egoísmo que mata la unión. Alemania está dispuesta a sacrificar todo lo que tenga que sacrificar para garantizar la viabilidad de su deuda.

4. ¿Qué es el club Bilderberg? ¿Cuántos clubs de ricos empresarios y financieros existen? ¿Hasta dónde son capaces de presionar para conseguir sus fines? ¿Con qué fines actúa el Fondo Monetario Internacional? Esta claro que los intereses de unos pocos y muy poderosos están rigiendo los destinos de los gobiernos democráticos. Ellos deciden el tipo de política que se debe aplicar en cada país, sin ignorar el coste social. Agencias de calificación de la deuda como Moody's o Standar & Poors presionan a los gobiernos para que tomen "medidas" que empobrecen a la población pero mejoran las empresas que les subvencionan. A esto lo llaman "riesgo soberano de impago". Más bien parece un chantaje.
5. ¿Qué será de los derechos de los trabajadores? En algunos países europeos se están rozando los derechos sociales del siglo XIX. Hay una cosa que nos ha quedado muy clara: "La crisis la provocan unos pocos, pero la pagamos todos". Ahora lo prioritario es socializar las pérdidas y privatizar las ganancias. Por ejemplo, ya no se garantizan las pensiones y se pretende alargar la edad de jubilación hasta lograr un mundo laboral "geriátrico". Las horas extras gratuitas campan a sus anchas, las jornadas laborales se alargan indefinidamente y los sueldos se tornan irrisorios. Esta claro que Europa o Estados Unidos no pueden competir con los trabajadores asiáticos semiesclavos. Ni pueden, ni deben.

6. Los medios de comunicación se han convertido en meros transmisores de la "verdad liberal revelada". Apenas aparecen críticas hacia una situación que pervierte y mata la democracia. Las noticias alaban las medidas "justas", aunque "sacrificadas" que los gobiernos deben tomar. Unos medios que anestesian a base de fútbol y programas basura, mientras la población vive un grave retroceso hacia la pobreza. Los sindicatos son "enemigos de la paz social" y las huelgas causan un "irreparable daño a la imagen internacional" que podría empeorar la calificación de la deuda.

Los pronósticos de futuro se hunden en lo más profundo de un agujero negro. Como decía un viejo poeta "siempre estamos a tiempo de la revolución".

La Dama del Armiño

Comentar una obra
"LA DAMA DEL ARMIÑO "
LEONARDO DA VINCI

(entre 1488 y 1491)

Existen obras de arte que han logrado salvarse a lo largo de la historia por pura casualidad. La maravillosa "Dama del Armiño" es una de ellas. Es uno de los cuatro retratos femeninos reconocidos al gran pintor renacentista italiano Leonardo da Vinci. Probablemente pintó muchos más, pero han desaparecido o pasan desapercibidos en cualquier museo de provincias con la etiqueta de "anónimo". La autoría de esta pintura fue durante siglos un mero rumor, ya que no estaba firmada. Fue retocada en numerosas ocasiones y su estado en el siglo XVIII era lamentable. Fue entonces cuando la adquirió el noble polaco Adam Jerzi Czartoryski, para integrarla en la colección familiar. Hoy en día, sigue en el Museo Czartoryski de Cracovia.
La historia de esta enigmática dama se remonta a los años ochenta del siglo XV. En este periodo, Leonardo da Vinci trabajaba para el poderoso Ludovico Sforza "el Moro", Duque de Milán. Durante su estancia en el ducado, el polifacético Leonardo pintó varios cuadros y se encargó de reformar las fortificaciones de la ciudad. El poderoso duque era famoso por su esmerada educación en las artes, pero también por su ambición desmedida y sus accesos de cólera. Tuvo numerosas amantes. Todas ellas tenían en común ser muy jóvenes e hijas de poderosos nobles milaneses que buscaban el amparo del poder. Leonardo da Vinci, protegido del duque por sus estudios acerca de armas y fortalezas, más que por su pintura, debía cruzarse en palacio con estas delicadas damas de manera muy habitual. La "Dama del armiño" se llamaba Cecilia Gallerani, y era hija de una poderosa familia milanesa. Cuando posó para su retrato ya era amante de Ludovico Sforza y debía tener en torno a 17 años. Al parecer, la joven había dejado asombrado al duque, pero no solo por su belleza. Era una excelente intérprete de música y componía bellísimos versos con mucha facilidad.
Leonardo la representó en una postura de tres cuartos, con la mirada dirigida hacia alguien que esta fuera del cuadro. Su gesto es muy difícil de clasificar, ya que no llega a ser una sonrisa. Este detalle la relaciona con su obra hermana, "La Gioconda", pintada también en Milán y en el mismo periodo. A Leonardo no le gustaba transmitir las emociones de manera muy abierta en sus obras, por eso utilizaba gestos leves. La dama sostiene un armiño blanco. Para algunos se trata de un hurón, ya que el armiño es un animal muy arisco que no se deja domesticar. El armiño blanco era símbolo de castidad y lealtad. Pero probablemente, la aparición de este animal sea un símbolo del propio duque, que ostentaba un armiño en su escudo de armas. La dama lo sostiene de manera dulce, hundiendo sus dedos en el pelo. La mano muestra una cierta desproporción con el resto del cuerpo, pero los dedos fueron pintados con esmerado detalle, a pesar de algún retoque chapucero que se hizo posteriormente. El armiño muestra una garra, siendo como es un animal de presa. Algunos han querido ver un claro símbolo sexual en la posición de la poderosa garra del armiño sobre la abertura roja de la manga, que podría simbolizar un genital femenino. La composición general es una pirámide, con un ritmo ascendente en espiral que parte del animal para acabar en el rostro ovalado de la dama. A pesar de los numerosos retoques que ha sufrido la obra, todavía se aprecian los colores azul y bermellón, que el pintor solía utilizar. Los análisis con rayos X han demostrado que existió un paisaje de fondo que se veía a través de una ventana. El fondo fue cubierto, y de esta ventana queda el extraño halo de luz que se observa en la parte superior izquierda. Por tanto, la bella Cecilia quedó encerrada en una habitación oscura y opresiva, casi tenebrista, con una tenue luz que la acaricia desde la derecha del cuadro.
El pequeño ducado y su ambicioso duque no acabaron demasiado bien. Ludovico decidió aliarse con los Habsburgo en contra de Francia. El resultado fue la conquista francesa en 1500. Ludovico Sforza fue encarcelado por el rey de Francia Luis XII y murió en prisión. La joven Cecilia Gallerani acabó contrayendo un matrimonio de compromiso con un noble italiano que le doblaba la edad. Su historia a partir de este momento se pierde. Leonardo da Vinci, en medio de este tumulto político, no tuvo dificultad en cambiar de mecenas y aceptó la protección del rey de Francia Luis XII (y posteriormente de su sucesor Francisco I). A la corte francesa se llevó varias de sus obras más queridas, entre ellas "La Gioconda" (que sigue en París) y la "Dama del Armiño". Durante la Revolución Francesa, el cuadro acabó en Italia, probablemente sacado del país en secreto. Allí lo adquirió el joven noble Czartoryski. Cuando lo llevó a Polonia, se encontraba en un estado lamentable, aunque se rumoreaba que era una obra del gran Leonardo. Por ello, el noble ordenó que se grabara una inscripción con el nombre del autor (Leonardo da Vinci) y el título con el que se la habían vendido ("La Belle Feronterre", "La Bella Comerciante de Hierro"). Durante la Segunda Guerra Mundial, los nazis llevaron el cuadro a Alemania y posteriormente fue devuelto a petición del Gobernador General de la Polonia ocupada, Hans Frank, que lo tuvo en su despacho en el Castillo de Cracovia. Ante el avance de las tropas soviéticas, Frank huyó a Alemania con el cuadro. Finalmente fue localizado en su casa de Baviera y devuelto a Polonia. Estaba seriamente dañado, con una esquina rota y una pisada de bota, por lo que hubo que restaurarlo con muchísimo esmero. Hoy en día está considerado como uno de los mayores tesoros artísticos de Polonia.

jueves, 2 de diciembre de 2010

lunes, 29 de noviembre de 2010

Geografía
"Vivir en el fin del Mundo"
SAINT PIERRE Y MIQUELON

Saint Pierre y Miquelon son dos pequeñas islas situadas al sur de Terranova, muy cerca de las costas canadienses. Es el único resto que le queda a Francia de su enorme imperio colonial norteamericano (Nueva Francia fue ocupado por los ingleses y hoy es Quebec, Luisiana fue vendida por Napoleón a Estados Unidos). Este pequeño archipiélago es por tanto, el último rastro de otra época. Estas islas fueron frecuentadas por primera vez por balleneros vascos en el siglo XVI. Desde entonces, la unión sentimental entre vascos y estas islas no ha desaparecido. Los franceses las ocuparon a principios del mismo siglo. Normandos, bretones y vascos fueron los primeros pobladores. Gran Bretaña arrebató las islitas a los franceses en numerosas ocasiones, pero siempre acababan volviendo a Francia, por la voluntad de la propia población. Durante la Segunda Guerra Mundial, fueron uno de los primeros territorios liberados por la "Francia Libre" de De Gaulle. Los habitantes están muy orgullosos de su nacionalidad francesa, incluso una parte de las islas fue cubierta con tierra traída desde Francia en barco.

Todo el archipiélago tiene una superficie de 242 kilómetros cuadrados, habitados por unas 7000 personas. La vida en las islas es muy dura. El clima se caracteriza por las lluvias y el viento. En invierno las nevadas y el hielo les dejan incomunicados. La antigua dedicación a la pesca continúa, ya que están muy cerca de uno de los caladeros más ricos del Mundo (caladero pesquero de la península del Labrador). A esto se unen nuevas actividades como la piscifactoría o el turismo. Como curiosidad, cabe señalar que el momento más próspero de la historia de Saint Pierre y Miquelón fue la ley seca de Estados Unidos. Cuando el alcohol fue prohibido, los habitantes de las islas participaron activamente en el contrabando, importando vino, cerveza y whisky francés. El mismísimo Al-Capone, muy aficionado al contrabando, visitó las islas en 1927. Pero la derogación de la ley seca, devolvió a los isleños a la pesca. Hoy en día, el territorio es una "Colectividad de Ultramar", es decir, que pertenece a Francia pero goza de cierta autonomía. En verano se organiza un festival de cultura vasca, donde pueden observarse danzarines o haitzcolaris, y levantadores de piedras o harrijasotzailes. El juego de pelota vasca es muy popular. Hay que tener en cuenta que un tercio de la población desciende de vascos. La bandera de Saint Pierre y Miquelon incluye la ikurriña vasca. Además, el nombre de Miquelon procede del euskera Mikelune. En castellano, el nombre sería San Pedro y Miguelón. San Pedro es el patrón de los marineros.

domingo, 21 de noviembre de 2010

Las Trece Rosas

Trece víctimas del franquismo
LAS TRECE ROSAS


A este blog acceden personas procedentes de muchos lugares del mundo. Por eso me gustaría contar la historia de trece mujeres que fueron asesinadas por una dictadura cruel. No habían cometido ningún delito. No tuvieron abogados ni juicio justo. Fueron juzgadas por su militancia política, porque no habían hecho nada más. Acabaron fusiladas y enterradas en una fosa común. A muchas personas de Iberoamérica les sonará mucho este tipo de proceder. Pero sucedió en España, hace mucho tiempo, en 1939.
Corría el año 1939. Las tropas del General Franco , sublevadas contra el gobierno democrático de la República Española, habían vencido la guerra civil y ocupaban Madrid. El terror se extendía sobre la capital de España. Madrid había sido sitiada y bombardeada por las tropas franquistas, apoyadas por nazis alemanes y fascistas italianos. Pero resistió hasta el máximo. Cuando las tropas fascistas de Franco entraron en Madrid, llegaban con muchas ganas de venganza. Todas las personas que habían militado en partidos democráticos, sindicatos, organizaciones obreras (incluso de beneficencia) estaban en peligro de muerte. Muchos lograron huir y otros se escondieron. Algunos, fieles a sus ideas, pasaron a la clandestinidad para organizar la resistencia. La represión en Madrid fue tremenda. Miles de personas fueron detenidas y fusiladas en las primeras semanas de la rendición de la ciudad.
Las llamadas "Trece Rosas" eran trece mujeres que pagaron con su vida una equivocación. A pesar de su militancia política, ninguna de ellas había cometido ningún delito. Todas, excepto una, eran menores de edad (21 años era la edad adulta en aquellos años). Incluso una de ellas, ni siquiera militaba en partidos de izquierdas. Fueron condenadas para aleccionar y asustar a la población. Para dejar bien claro que nadie que se opusiera a la dictadura estaba seguro.
Tras el final de la guerra, las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU) comenzaron a organizarse en la clandestinidad. Pretendían mantener los lazos de los resistentes frente a la dictadura. Sin embargo, la organización estaba infiltrada por todos los lados. Numerosos líderes fueron detenidos y torturados salvajemente para que delataran a sus compañeros. El 29 de Junio de 1939, un comandante de la Guardia Civil fue asesinado junto a su hija y su chófer en Talavera de la Reina. Este asesinato nunca fue esclarecido realmente. La justicia acusó a los resistentes en la clandestinidad, pero no logró detener a los culpables. Las investigaciones para identificar a los culpables salpicaron a todos los detenidos, incluidas novias, hermanas y mujeres de militantes en partidos de izquierdas. El 3 de agosto de 1939 fueron llevados a juicio trece mujeres y treinta hombres. Las mujeres llevaban detenidas varios meses y no tenían nada que ver con el incidente. Las trece mujeres fueron condenada por cometer "actos delictivos contra el orden de la nueva España". El mayor delito que habían cometido fue tirar octavillas por las calles de Madrid, haber militado en asociaciones de izquierdas, o servir en comedores de los sindicatos. Una de ellas, Blanca Brisac, católica y conservadora, fue condenada por ayudar económicamente a un compañero de su marido. Estas mujeres eran condenadas por un crimen que ni siquiera conocían, y servían de "chivo expiatorio" para dejar muy claro a la sociedad cual era el papel de la mujer en la "nueva España". Todas ellas vivieron un largo cautiverio en la prisión de Las Ventas. Allí se hacinaban por cientos en celdas minúsculas. La cárcel estaba a rebosar. El alimento que se les suministraba era ínfimo, hasta tal punto que los bebés de algunas reclusas morían de inanición. La presas dormían amontonadas sobre el suelo. El 5 de agosto de 1939, las trece reclusas fueron despertadas para ser llevadas a la muerte. Las llevaron en un camión al Cementerio del Almudena de Madrid. En la capilla del cementerio les permitieron escribir una carta de despedida para sus familiares. Ninguna de ellas comprendía muy bien por qúe se las condenaba. Blanca Brisac le recomendó a su hijo que fuera un buen católico e hiciera la comunión. Mientras escribía esta carta, cientos de curas en toda España bendecían los fusilamientos de la dictadura. Julia Conesa pidió a su familia: "Que mi nombre no se borre de la historia". Y precisamente esta frase, se convirtió en un símbolo de todos los que luchan contra la impunidad y los crímenes del franquismo.


Carmen Barrero Aguado (20 años, modista). Trabajó desde los doce años para mantener a su familia. Era militante del Partido Comunista. Fue detenida el 16 de mayo de 1939.

Martina Barroso García (24 años, modista). Al acabar la guerra empezó a participar en la organización de las Juventudes Socialistas Unificadas. Recogía munición abandonada en los descampados de Madrid para entregársela a los resistentes.

Blanca Brisac Vázquez (29 años, pianista). Descendía de una familia francesa acomodada. Trabajaba como pianista y estaba casada con un músico. Era la mayor de las trece condenadas. Tenía un hijo. No tenía ninguna militancia política. Era católica y votante de derechas. Su detención y procesamiento fue el más extraño de las trece condenadas, teniendo en cuenta sus ideas. Fue detenida por entregar dinero a un músico amigo de su marido, que militaba en el Partido Comunista. Esta ayuda económica le costó la vida. Escribió una carta a su hijo la madrugada del 5 de agosto de 1939, que le fue entregada por su familia (todos de derechas) 16 años después. La carta aun se conserva. Le pedía que siguiera fiel a su religión e hiciera la comunión.

Pilar Bueno Ibáñez (27 años, modista). Al iniciarse la guerra se afilió al Partido Comunista y trabajó como voluntaria en las casas-cuna (donde se recogía a huérfanos y a hijos de milicianos que iban al frente).

Julia Conesa Conesa (19 años, modista). Vivía en Madrid con su madre y sus dos hermanas. Una de ellas estaba muy enferma y murió durante su cautiverio. Trabajaba en las instalaciones deportivas de las Juventudes Socialistas Unificadas. Trabajó como cobradora de tranvías para mantener a su familia. Su detención tiene causas muy oscuras. Pero al parecer tuvo que ver con un "pretendiente" que resultó ser un espía del gobierno fascista.



Avelina García Casillas (19 años, activista). Era hija de un Guardia Civil que permaneció fiel al gobierno legítimo de la República y acabó siendo depurado. La llamaron para un interrogatorio rutinario que era una trampa. Acabó detenida en la Cárcel de Las Ventas.

Elena Gil Olaya (20 años, activista). Militante de las Juventudes Socialistas Unificadas.


Virtudes González García (18 años, modista). Fue una activa militante de las Juventudes Socialistas Unificadas. Su novio también lo era. Era muy conocida en el partido. Un compañero la denunció bajo tortura.














Ana López Gallego (21 años, modista). Aunque tuvo la oportunidad de huir, Ana prefirió quedarse en la clandestinidad de Madrid. Acabó detenida por la policía secreta del régimen franquista.












Joaquina López Laffite (23 años, secretaria). Fue la secretaria en la clandestinidad de las mujeres de las JSU. Fue denunciada por un compañero bajo tortura. Detenida y torturada, acabó en la Cárcel de Las Ventas.



Dionisia Manzanero Salas (20 años, modista). Se afilió al Partido Comunista en abril de 1938 después de que un obús matara a su hermana y a unos chicos que jugaban en un descampado. Fue detenida el 16 de mayo de 1939.












Victoria Muñoz García (18 años, activista). Se afilió con 15 años a las JSU.





Luisa Rodríguez de la Fuente (18 años, modista). Entró en las JSU en 1937 sin ocupar ningún cargo. Le propusieron crear un grupo, pero no había convencido a nadie más que a su primo cuando la detuvieron.



Estas trece mujeres fueron fusiladas por militar en una organización clandestina que luchaba por la democracia. Se les achacó un crimen que no cometieron. Incluso una de ellas (Blanca Brisac) ni siquiera militaba en ninguna organización, y era un mujer conservadora. Fueron unos "chivos expiatorios" para que el régimen dictatorial y franquista de Franco justificara públicamente que había "orden". En España no las olvidamos. Y espero que la gente de otros países que estáis leyendo esto, tampoco las olvidéis. Después de la pésima "transición democrática" realizada en España, los crímenes del franquismo son intocables. El juez Garzón ha pagado muy caro por intentar abrir un proceso por la represión de la dictadura. Esta claro que la democracia española está "inacabada".


Video de la película "Las Trece Rosas" de Emilio Martínez Lázaro (2007).



viernes, 5 de noviembre de 2010

República Islámica de Irán.
TEOCRACIA SANGRIENTA
En 1978, la monarquía iraní del Sha (Emperador) Reza Pahlevi se tambaleaba. Esta dinastía, que presumía de ser la más antigua del mundo en el trono, tenía al país sumido en la miseria. Aunque Irán había iniciado bajo su reinado un proceso de industrialización y modernización, seguía siendo un país con más de la mitad de la población en la pobreza. La tutela de Estados Unidos sobre el régimen era total, determinando su política exterior e interior. Sin embargo, para las mujeres fue una época de libertad, ya que vestían a la occidental (si así lo deseaban) y podían estudiar en las universidades. El Sha intentó consolidar una clase media burguesa y una industria, pero las desigualdades sociales pudieron con el régimen. En enero de 1978 comenzaron las manifestaciones masivas contra la monarquía. En la oposición se agrupaban una amalgama de movimientos muy diferentes, desde integristas islámicos a liberales de corte occidental que buscaban una democracia. El sector islamista estaba acaudillado por el Ayatolá Ruhollah Jomeini, muy popular entre la población porque había sido encarcelado por el Sha. Su popularidad acabó arrinconando a los sectores democráticos. En enero de 1979, ante el empeoramiento de la situación, el Sha se exilió del país. El ayatolá Jomeini proclamó la "República Islámica de Irán". Empezó entonces un largo calvario para todos aquellos que soñaban un Irán democrático sin el emperador. Los partidos socialista y comunista fueron ilegalizados. Los liberales que buscaban una democracia de corte occidental fueron perseguidos, encarcelados y exiliados. Los iraníes habían pasado de golpe de una monarquía absoluta a una dictadura teocrática. Las niñas fueron obligadas a acudir al colegio con chador, prenda que cubría todo su cuerpo excepto la cara. La ocupación de la embajada norteamericana en 1979 y la guerra Irak-Irán (1980-1988), contribuyeron al aislamiento internacional del régimen, considerado como integrista y poco fiable.
La República Islámica de Irán inspira sus leyes en los "preceptos de Dios" segun dicta su Constitución. El jefe de estado es escogido por una "asamblea de expertos" compuesta por religiosos. Si se considera que no cumple sus funciones, puede ser cesado y sustituído por una "asamblea de religiosos". Todos aquellos partidos que no observen de manera estricta las ideas del islamimo chiita son directamente prohibidos. Por tanto no existe ninguna posibilidad de libertad de elección política. El "Consejo de Guardianes", formado por seis teólogos chiitas, es el auténtico poder en la sombra. Puede destituir al jefe del Estado y al presidente del gobierno si no cumplen las "normas establecidas". Pueden vetar a cualquier candidato a las elecciones. Las leyes aprobadas en el Parlamento necesitan de su visto bueno para ser promulgadas. Por tanto, la República Islámica de Irán es una pseudo-democracia que esconde una teocracía casi medieval. Tras la muerte del Ayatolá Jomeini, su sucesor (Alí Jamenei) inició un proceso de reformas que endureció aún más la teocracia iraní.
Las mujeres iraníes fueron las que más notaron el cambio de régimen. Tras la caída del Sha, las mujeres iniciaron un largo camino de retroceso en todos sus derechos. Existe una estricta normativa sobre vestimenta, que obliga a las mujeres a ocultarse de pies a cabeza. El uso del chador es obligatorio para todas las mujeres y necesitan permiso de sus maridos para trabajar, viajar o participar en actividades políticas. Aunque algunas mujeres han logrado mantenerse en la justicia la universidad y la política, la mayor parte de ellas han sufrido un enorme retroceso en su presencia social y política. En el año 2003 la iraní Shirin Ebadi consiguió el Premio Nobel de la Paz por su lucha por los derechos de las mujeres. Esta antigua juez, había sido degradada a posición de abogada por el régimen, que no admite mujeres jueces.
El control social se ejerce a través de los "Guardianes de la Revolución", jóvenes integristas religiosos que apoyan el régimen y vigilan las calles. Pueden agredir y golpear a las mujeres si no llevan la vestimenta adecuada. Cualquier acción de los Guardianes de la Revolución, se realiza con total impunidad. Son el equivalente de las SS en versión islámica.
A partir de los años 90, las fuerzas más progresistas e innovadoras de Irán, llevaron al poder al moderado Alí Jatami. Irán es un país predominantemente joven (de sus casi 70 millones de habitantes, la mitad tiene menos de 25 años). Esta población joven, sobre todo la urbana y las mujeres, buscan reformas que acerquen Irán a la libertad política que se respira en Occidente. Jatamí se convirtió en la gran esperanza, y fue escogido presidente entre 1997 y 2005. Jatamí intentó realizar reformas que flexibilizaran el férreo control teocrático sobre la política iraní. Por ello cayó en desgracia. El Consejo de Guardianes vetó la mayor parte de sus reformas. En el año 2005 Mahmud Ahmadineyad, representante del sector religioso más radical y ex-alcalde de Teherán, ganó las elecciones a la presidencia, y eliminó todas las reformas. Ahmadineyad se ha mostrado como la cara visible del núcleo duro del régimen. Ha impulsado la investigación atómica, provocando la condena internacional, y ha endurecido todas las normas religiosas imperantes. Es muy amigo de la polémica. Durante una visita a Estados Unidos, negó la existencia de homosexuales en Irán (grupo que es condenado a muerte sin miramientos). También se atrevió a convocar en Teherán una conferencia internacional sobre el Holocausto Judío, a la que fueron invitados todos los negacionistas del mundo. Su reelección en junio de 2009 estuvo rodeada de todo tipo de polémicas, por las enormes irregularidades detectadas por los observadores internacionales. La "suciedad" de su reelección dio lugar a manifestaciones multitudinarias, que se saldaron con cientos de muertos y miles de detenidos y torturados.

La política de provocación constante de Ahmadineyad, va acompañada de una violación continuada de los derechos humanos. Amnistía Internacional y Human Rights Watch no tienen páginas suficientes para mostrar en sus informes las violaciones de los derechos humanos en Irán. Consideran la situación catastrófica, con una total indiferencia ante los derechos civiles, los derechos de los trabajadores y la libertad de expresión. Existe un elevado número de ejecuciones (ahorcamientos, lapidaciones) y actos de tortura, además de una fuerte persecución contra las minorías étnicas y religiosas. En el año 2005, fueron ejecutados públicamente dos adolescentes, acusados de mantener relaciones homosexuales. La homosexualidad está penada con la pena de muerte. En Irán las mujeres pueden ser condenadas a muerte por delitos como el adulterio o la negativa al matrimonio pactado por la familia. En el año 2009 saltó a los medios internacionales el escándalo por la condena a la muerte por lapidación de Sakineh Muhammadi Ashtiani, acusada de adulterio. Ante la repugnancia mostrada a nivel internacional, los jueces iraníes añadieron el cargo de cómplice en asesinato, elemento que no figuraba en el primer juicio. La comunidad internacional sigue manifestándose para evitar esta muerte. Según el cógido penal iraní, la vida de una mujer vale la mitad que la vida de un hombre. En un juicio, el testimonio de un hombre equivale al de dos mujeres. En caso de herencia, la mujer recibe la mitad que un hombre.
Algún sector minoritario de la izquierda internacional ha realizado un fallida campaña de apoyo a Irán, mostrándole como el "adalid de la libertad" por su enfrentamiento con Estados Unidos. Esta actitud de una parte de la izquierda, resulta ingenua y bastante cruel. Las erróneas políticas exteriores de Estados Unidos, núnca deberían justificar la existencia de un régimen que no es más que una teocracia medieval sangrienta. Irán no tiene nada de progresismo. Es un régimen político que se acerca más al fascismo.

Imágenes:
1. Ahorcamiento público en Irán.
2. Ayatolá Jomeini.
3. Alí Jatamí
4. Mahmud Ahmadineyad
5. Mujer cubierta con el chador.
6. Lapidación pública de una mujer en Irán.

¡Aviso! Este video puede herir tu sensibilidad.

domingo, 12 de septiembre de 2010

Arquitectura para el futuro.

ARQUITECTURA
DISEÑOS PARA EL FUTURO

El mundo esta experimentando una absoluta revolución arquitectónica. Toda una nueva generación de arquitectos (Alejandro Zahera, Jacques Herzog, César Pelli, Zaha Hadid, Rem Koolhaas...) se une a los ya consagrados (Jean Nouvel, Santiago Calatrava, Norman Foster, Tadao Ando, David Fisher, Frank Gehry...) para repartir por todo el planeta cientos de proyectos, desde la originalidad a la total extravagancia. Todas las grandes ciudades aspiran a incluir en su paisaje los llamados "edificios emblemáticos", que doten a las urbes de proyección internacional. Se abren concursos de ideas y se contrata a los más famosos o los más originales. Todo esto lleva acarreado el típico "debate arquitectónico", ya que estos proyectos son de todo menos discretos. La ubicación de los edificios, los elevados presupuestos, su estética, su sostenibilidad ecológica, son elementos que abren fuertes discusiones en muchas ciudades, que pueden acabar con el fin del proyecto. Varios elementos determinan estos proyectos:

SOSTENIBILIDAD. Aunque este elemento no es tan importante en algunos lugares, es muy valorado, en un planeta alarmado por el cambio climático. Las energías renovables son un elemento sustancial a tener en cuenta.
EFECTISMO Y VANGUARDIA. Los proyectos buscan llamar la atención y convertirse en simbólicos, y los arquitectos lo saben. Desde hoteles flotantes hasta rascacielos giratorios, todo parece ya posible.
MEGALOMANÍA. En este momento, al menos cuatro proyectos en tres continentes aspiran a coronar el rascacielos más alto. Después del trauma del 11-S en Nueva York, el rascacielos no parece verse muy afectado y sigue siendo el proyecto preferido. Los actuales arquitectos han olvidado las enseñanzas de los clásicos. No por ser más grande un edificio, es más espectacular.
INNOVACIÓN TÉCNICA Y MATERIAL. Los materiales están siendo renovados, superando el tradicional paquete de hormigón y metal. Las nuevas técnicas permiten elevar grandes estructuras que son mucho más ligeras de lo que parecen.
SENSIBILIDAD SOCIAL. Algunos de estos "mega- proyectos" más caros, se plantean en países pobres, cuya población no tiene garantizado el acceso a una vivienda digna. Este debate siempre está presente. El proyecto de un enorme rascacielos en Calcuta, fue derribado por el contraste con un entorno lleno de infraviviendas. Existen proyectos muy interesantes para los desarrollos urbanos, pero suelen resultar poco atractivos para los políticos que quieren "vender" la imagen de su país en los mercados financieros. Vale más un rascacielos potente que un barrio de vivienda protegida.

La arquitectura contemporánea se adentra en el siglo XXI con proyectos innovadores, de carácter futurista, pero también propuestas pequeñas para solucionar museos o zonas urbanizables. Las exposiciones universales (como la de Sanghay) muestran un catálogo de nuevas propuestas arquitectónicas que representan con orgullo a sus países respectivos. Nuevas potencias como China, India, Brasil, Kazajstán, Malasia o Emiratos Árabes, están a la cabeza en la renovación arquitectónica. La ciudad de Dubai, junto al Golfo Pérsico, está acumulando gran cantidad de proyectos, excéntricos y algo megalomaniacos. Ya tienen el rascacielos más alto del mundo (Burj Khalifa, 631 metros), pero además aspiran a construir los hoteles y zonas comerciales flotantes más espectaculares del Mundo. Estas nuevas "potencias constructoras" no están exentas de críticas, debido al enorme gasto que supone elevar estos edificios, teniendo en cuenta que una buena parte de su población no tiene garantizado el acceso a una vivienda digna. En China, el contraste entre las megalópolis futuristas de la costa y el interior es enorme. Existe todavía una China rural donde las viviendas se construyen con adobe y tapial, siendo arrastradas por la inundaciones cíclicas.
Es muy fácil encontrar en internet cientos de proyectos, algunos a punto de ser acabados, otros en fase de diseño, y otros que parecen imposibles de ser llevados a cabo. Estos son unos pocos ejemplos.

ARCHIPIÉLAGO FEDERACIÓN. Erick Van Egeraat.
La ciudad rusa de Sochi, situada junto al Mar Negro, será la sede de los Juegos Olímpicos de Invierno 2014. Entre los proyectos, destaca esta ciudad flotante del holandés Egeraat. Esta inspirada en los archipielagos artificiales que ya se han construido en Dubai. Tendría una superficie de 330 hectáreas para dar cabida a 25.000 personas. La mayor parte se dedicaría a hoteles y zonas comerciales. El complejo, visto desde arriba, tiene la forma del mapa de la Federación Rusa. El proyecto será llevado a cabo por empresas japonesas, expertas en la construcción de edificios en zonas sísmicas. Hay que recordar que el sur de Rusia y la zona del Caúcaso, es una de las más pobres del país. Los precios de las pocas viviendas que se levanten sobre el complejo serán disparatados, como ha reconocido el propio arquitecto.

CHICAGO SPIRE. Santiago Calatrava.
La ciudad de Chicago inventó los rascacielos. Y en el siglos XXI no se va a quedar atrás. El valenciano Santiago Calatrava ha diseñado un rascacielos de 610 metros, que aspira a ser el segundo más alto del mundo. Se espera su inauguración para el año 2010. El enorme edificio tiene una forma helicoidal, como si se retorciera sobre si mismo. Su coste es disparatado (2.800 millones de dólares). Para su diseño, Calatrava tuvo mucho en cuenta el desastre de las Torres Gemelas de Nueva York. Por eso se reforzó la estructura con más hormigón, aunque lo que predomina hacia el exterior es el cristal. Según el autor, el edificio simula "el humo de una hoguera o un totem de los indígenas americanos". El proyecto, en general, ha sido bien recibido en la ciudad.

RASCACIELOS GAZPROM SAN PETERSBURGO. RMJM London Limited.
Un despacho de arquitectos británicos ha ganado el concurso para construir un gran rascacielos en San Petersburgo. Este edificio será la sede emblemática de la compañía rusa que tiene el total monopolio de los recursos energéticos del país. La polémica está servida. La ciudad fue la antigua capital del Imperio Ruso y exhibe con orgullo sus palacios junto al río Neva. Ahora estos palacios deberán compartir espacio con un enorme rascacielos que será visible desde toda la ciudad. El rascacielos incumple todas las normas urbanísticas existentes. La UNESCO ha advertido que dañaría enormemente la imagen histórico-artística de la ciudad. La alcaldesa, del partido gubernamental, ha afirmado que solo es un proyecto y puede ser retocado. Pero los periodistas locales ya han sido advertidos en varias ocasiones para que "disminuyan" las críticas. La población de la ciudad se movilizó contra el proyecto bajo el lema "un rascacielos para cada idiota". El edificio imita una llama, símbolo de Gazprom, y cambiaría de color en función de la luz del sol.

EXPO MILÁN 2015.
Milán toma el relevo de Sanghay. En el año 2015 inaugurará su propia exposición, bajo el lema "Alimentar el planeta, la energía para la vida". El medio ambiente y la sostenibilidad son los protagonistas del evento. Por ello, los italianos huyen de proyectos que alteren la vida de la ciudad y sus recursos. El proyecto debe estar rodeado de una inmensa zona verde y todos los edificios deben ser autosuficientes energéticamente. Al menos eso dice el proyecto. Ya veremos.

MUSEO SOUMAYA. MÉXICO. Fernando Romero.
México no cuenta con espacio suficiente para exponer todo su patrimonio arqueológico y artístico, disperso entre varios museos. Con este proyecto de "macromuseo", se pretende centralizar las piezas arqueológicas y artísticas desde el siglo XV al XX, dejando las piezas precolombinas en el Museo Arqueológico de México. Aunque se anunció su inauguración para mediados del 2010, las obras llevan un considerable retraso. El proyecto de Fernando Romero gustó por el enorme espacio diáfano y helicoidal en el interior. Su autor lo define como "ecosistema orgánico" y aspira a ser autónomo energéticamente. El exterior muestra una forma curva de cristal. El Museo Soumaya sigue en su sede antigua hasta la finalización de la obra. Hay que recordar que en México, la mitad de la población vive en el umbral de la pobreza.

FILARMÓNICA DE PARÍS. Jean Nouvel.
Uno de los grandes, aspira a crear un nuevo edificio emblemático en una ciudad tan difícil como París, donde la arquitectura se respira a cada paso. Nouvel obtuvo el proyecto después de concurrir a un concurso. Su espacio escénico estará dotado de 2.400 localidades y costará 200 millones de euros. El edificio se basa en la superposición de planos oblicuos, donde predomina el brillo metálico. La misma fachada actuará de panel propagandístico, indicando las obras en cartel mediante un sistema luminoso. Hay que recordar que los barrios del extrarradio parisino todavía carecen de servicios mínimos, lo que ha provocado numerosas revueltas urbanas por todos conocidas.

TWIRLING TOWER. DUBAI. EMIRATOS ÁRABES. David Fisher.
Diseñado por otro de los grandes (David Fisher) esta torre giratoria deberá competir con el enorme catálogo de excesos arquitectónicos presentes en Dubai. El edificio se alimenta de energía eólica. El núcleo es una gran turbina de viento y cada piso puede girar de manera autónoma, independientemente del resto. Si una persona pudiera comprar un piso entero, podría orientárlo como quisiera. A pesar de que el proyecto está pensado para este pequeño emirato, las malas lenguas dicen que el arquitecto podría llevárselo a Chicago, donde el viento es más constante y su experimento funcionaría mejor. Dubai, capital de uno de los Emiratos Árabes, lleva años empeñada en ser el centro de la arquitectura contemporánea. Cualquier proyecto, por muy extravagante que parezca, es bienvenido en la ciudad. Muchos de los grandes rascacielos mastodónticos, están todavía vacíos. Parece que la arquitectura va más deprisa que los inquilinos.
MUSEO DE LA VEGA BAJA. TOLEDO. Emilio Tuñón Álvarez y Luis Moreno Mansilla.
Entre tanto proyecto megalomaniaco, merece la pena mostrar alguno a escala humana. La ciudad de Toledo carece de un museo que refleje su pasado visigodo. Toledo fue la capital del estado visigodo durante más de 200 años. Los yacimientos tardorromanos y visigodos de la Vega Baja necesitaban un centro de exposición e interpretación. Después de un concurso de ideas, el Ayuntamiento de Toledo optó por un proyecto español, denominado "El Cuadrado y la Cruz". El proyecto muestra un conjunto de pabellones con planta visigoda pera alzado moderno. Predomina el tejado a dos aguas y el muro. El jurado valoró su integración en el entorno, su inspiración en la tradición visigoda, su bajo coste y la calidad de las construcciones. El proyecto era uno de los preferidos por los ciudadanos toledanos.
Imagen del encabezamiento: Proyecto de hotel en Bakú, Azerbaiyán.

domingo, 5 de septiembre de 2010

Aznar, un mal español


Tras el 11-S, Georg W. Bush convocó a su pueblo al sacrificio. “Somos ciudadanos –afirmó compungido– con obligaciones unos hacia otros, hacia nuestro país y hacia la historia. ¡Comencemos a pensar menos en los bienes que podemos acumular y más en el bien que podemos hacer!”. En nombre de la patria sagrada, los Bush, Halliburton o el vicepresidente Cheney hicieron caja. Mientras, Irak y Afganistán se desangraban y Estados Unidos incrementaba su déficit, perdía prestigio internacional y hacía del mundo un polvorín amenazado.
El presidente Aznar les acompañó en aquella aventura con maneras de estadista en prácticas, lo que incluía poner los pies encima de la mesa y fotografiarse en las Azores con melena al viento y suficiencia de ungido. Todo, justificaba, para mayor gloria de la patria. Himnos eternos y banderas gigantes se recortaron en el horizonte.
Entre las muchas ideas de España, la más dañina ha sido históricamente la que ha hipostasiado el ser de la patria. No hay esencias sin escoria. Para Franco, Mola o José Antonio, media España era escoria. Y la calle, recordemos, no era de todos: era de Fraga.
La revisión histórica realizada por Aznar durante sus gobiernos reinventó retroactivamente una España esencialista guiada por designios divinos (con Isabel La Católica como icono). Una armonía preestablecida de reyes íberos, romanos, visigodos y castellanos llevaba a las obligaciones actuales. Carente la derecha de propuestas económicas propias, la patria era un buen recurso. Un discurso españolista heredado de la Restauración, elaborado en su día por minorías privilegiadas que apostaban por el sufragio censitario, pagaban para mandar a los pobres a morir por ellos en la guerra y santificaban las desigualdades sentando en su servida mesa al siempre hambriento clero.
La España que fracasó en el siglo XIX en la creación de un consenso liberal, la que tampoco pudo refundar el Estado sobre presupuestos antifascistas tras la Segunda Guerra Mundial (como hizo nuestro entorno europeo), fue reelaborada en la coartada aznarista. De ahí que sus enemigos sean los mismos que los de la Restauración: agitadores de la cuestión social (socialistas, anarquistas, sindicalistas); los que no asumen el centralismo que reduce España a Castilla; los republicanos, especialmente los críticos de la monarquía complaciente; y los que cuestionan el imperio nacional-católico (lo que da cuenta del odio de Aznar hacia Hugo Chávez y Evo Morales o explica su delirante afirmación de que en Lepanto los españoles ya combatieron a Al Qaeda). Añadamos que, pese a los intentos de reinventar una España deudora de Cánovas –con el turnismo como máximo valor–, en los planteamientos de Aznar también aparece el franquismo (y la reivindicación carlista del fracaso hispano del liberalismo), así como su filiación juvenil joseantoniana, que pueden explicar los modos soberbios falangistas, la mala relación personal con el rey (más sintonizado con el ubicuo Felipe González) o la desconfianza ante los militares constitucionalistas.
Las bases señoriales de nuestra historia, la larga dictadura que devoró medio siglo XX y la concepción patrimonialista del Estado (heredera de oligarcas y caciques) vienen con una paradoja: quienes más invocan a la patria, más lesivos resultan para sus paisanos. ¿Pudiera ser que esa España tan invocada les resultara indiferente?
A la fuerza ahorcan. Así vimos cómo Aznar, necesitado electoralmente, susurró el catalán, compartió mesa con el “Movimiento Vasco de Liberación”, abrazó a sindicalistas (enamorando incluso a alguno) y, pleno de esa empatía, confraternizó con la causa gay o asumió una visión no integrista del aborto.
Terminadas las urgencias, le regresó la patria, de manera que, tras casar a la hija en El Escorial (con Correa de testigo), no tuvo empacho en dejar fuera de los cementerios a decenas de miles de españoles asesinados tras la Guerra Civil (¿no eran España?); no puso gran empeño en identificar los cadáveres de militares muertos en Turquía (¿no se lo merecían?); enfrentó a España al mundo árabe metiendo al país en una guerra absurda y lejana; hizo de Perejil un castizo Independence Day con cabras; cuestionó los derechos laborales y recetó caridad a los fracasados. Alzó la voz contra el Gobierno en momentos complicados de la crisis, encareciendo la deuda española (ya había acusado de “pedigüeño” al Gobierno cuando se negociaban los fondos de cohesión); dejó el país sembrado de Gürtel, Fabra, Matas y Aguirre; y, finalmente, se paseó por la Melilla que no visitó como presidente a ver si ayudaba a complicar la situación.
Aznar nació a la política con una mentira (la falsa acusación de corrupción a Demetrio Madrid) y se marchó con otra (decir a los españoles que los atentados de Atocha fueron obra de ETA). ¿Quieren a la patria los mentirosos? Durante los funerales de los 191 muertos de Atocha, un padre roto gritó a Aznar su responsabilidad. A esas alturas, ya sabía que iba a trabajar con Murdoch en News Corporation (el grupo mediático que más alimentó la guerra de Irak). También que iba a gestionar varios fondos de inversión (esos que arrodillan a los países). Mientras, su yerno, coherente, hacía negocios con Berlusconi. En Madrid llovía.
Las patrias son comunidades imaginadas y las esencias son herméticas como los orígenes del lenguaje. De ahí que incumba a los que andan recreando Españas de Recaredo responder a una pregunta acerca del presidente que oraba en silencio en Silos: con la mano derecha en el corazón, ¿creen de verdad que Aznar es un buen español?
AUTOR: JUAN CARLOS MONEDERO
Juan Carlos Monedero es profesor de Ciencia Política de la Universidad Complutense de Madrid

http://blogs.publico.es/dominiopublico/2372/aznar-un-mal-espanol/?rnd=2259

sábado, 28 de agosto de 2010

Soñando con el trono perdido
REYES FANTASMALES
Tienen diferentes edades y nacionalidades. Sus apellidos son largos y rocambolescos, pero sus títulos no son reconocidos legalmente. Son abogados, economistas, periodistas, políticos... incluso alguno vive de negocios turbios. Solo tienen una cosa en común todos ellos. Por herencia sanguínea, son los representantes vivos de una larga y regie estirpe, expulsada de sus tronos por guerras, revoluciones y, principalmente, la propia torpeza de sus antepasados. Son jefes de casas reales fantasmales, que carecen de palacios y tropas porque no gobiernan, pero no renuncian a volver algún día. El resto de las casas reales europeas mantienen relaciones con ellos, que incluye matrimonios y alianzas de todo tipo. No dudan en mover todos los hilos e influencias necesarios para intentar restaurar su reino perdido, pero no siempre les sale bien. La monarquía es hoy una institución atrasada y caduca. Los países en los que permanece, es por tradición o por complicadas "transiciones" políticas que las incluyeron. Por eso ha cambiado la forma en que las casas reales europeas se "muestran" al exterior. Hoy venden matrimonios plebeyos, imagen moderna, democracia, cercanía, simpatía y vida sencilla, en oposición a los grandes fastos de sus antepasados. Porque todos ellos saben que el exilio es una posibilidad no tan remota.

ALEMANIA. JORGE FEDERICO DE PRUSIA


Nació en Bremen. Tiene 34 años y aspira a ser el nuevo "Kaiser" de Alemania, pero lo va a tener muy difícil. Es el jefe oficial de la "Casa de Hohenzollern", dinastía que gobernó Prusia y luego el Imperio Alemán hasta el fin de la Primera Guerra Mundial. El último Kaiser fue su bisabuelo Guillermo II. Murió en el exilio en Holanda, protegido por la reina de este país, a pesar de que los aliados pidieron su extradición para ser juzgado por provocar la Primera Guerra Mundial. Durante su exilio, coqueteó con los nazis para lograr que Hitler reinstaurara la monarquía. Pero Hitler no tenía mucho interés en compartir el poder con nadie. Su bisnieto es nacido y criado en Alemania. El actual gobierno alemán no ve un peligro en esta familia. Sin embargo, no pueden utilizar sus títulos, porque no son reconocidos por la ley. Para no perderlos, Jorge Federico los añadío como un apellido, de modo que su nombre sería "Jorge Federico Príncipe de Prusia" (George Fiedrich Ferdinand Prinz von Preusen), lo que debe constituir uno de los nombres más estrambóticos de la República Federal Alemana. La trifulca familiar (algo típico en el exilio) estuvo a punto de aguarle el título. Sus tíos le denunciaron por casarse con una plebeya, lo que le invalidaba para dirigir la casa real. Tuvieron que acudir a los tribunales, donde unos perplejos jueces se inhibieron del asunto y declararon que todos los ciudadanos alemanes son libres de casarse con quien deseen. Estudió Ciencias Empresariales. Oficio: desconocido.

AUSTRIA Y HUNGRÍA. OTTO DE HABSBURGO

Nació en Austria en 1912. Es sobrino-nieto de Francisco José I, emperador de Austria-Hungría. Francisco José I llevó a su Imperio a la máxima expansión territorial, pero provocó la Primera Guerra Mundial junto al kaiser de Alemania. Otto es ahora el jefe de la Casa de los Habsburgo, a pesar de su avanzada edad. La oposición clara al Anschluss (anexión de Austria por Hitler), provocó el odio personal del Führer y la persecución de la familia, que tuvo que huir a Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial. Ha sido el "aspirante" más visible durante décadas. Periodista, escritor y político, se ganó el respeto europeo y fue eurodiputado durante muchos años. Aunque también son conocidas sus posturas ultraintegristas en materia de religión. Habla numerosas lenguas y posee la nacionalidad alemana, austriaca, húngara y croata. En muchas entrevistas, él mismo ha reconocido que el Imperio Austro-Húngaro es una quimera irrecuperable. Pero las gestiones de su familia por recuperar el trono húngaro son conocidas (el austriaco se da por perdido). Oficio: periodista, escritor, político.

ITALIA. VICTOR MANUEL DE SABOYA.

La historia de la familia real italiana en el exilio, es una de las más esperpénticas. El monarca Victor Manuel III, hundió la monarquía con su apoyo a Mussolini y finalmente abdicó. Los tejemanejes del resto de la familia no pudieron evitar que los italianos escogieran en referéndum libre y limpio, la república como sistema político. Durante muchos años, los miembros de la familia Saboya no pudieron volver a Italia. Victor Manuel de Saboya, jefe de la Casa Real, ha dado muestras de todo, menos de discrección. Sus problemas con la justicia son inacabables y en varios países: homicidio, tenencia ilícita de armas, corrupción, proxenetismo... la lista es inacabable. En la boda del príncipe Felipe de Borbón, en Madrid, provocó un incidente gravísimo cuando se peleó con el otro aspirante al trono italiano, el Duque de Aosta. Y por lo visto llegaron a las manos. Oficio: desconocido, y por lo que se ve, oscuro.

PORTUGAL. DUARTE PÍO DE BRAGANZA.

La monarquía portuguesa desapareció en 1910 por una insurrección militar y civil. Al igual que en España, en Portugal se identificaba la monarquía con la Iglesia, los militares, los terratenientes y las guerras coloniales. El joven Manuel II fue incapaz de enfrentar esta situación, que acabó con la proclamación de la República Portuguesa y su exilio. El sucesor de la casa de Braganza, Duarte Pío, ni siquiera es descendiente de Manuel II. Forma parte de una rama "desviada", algo semejante al carlismo español. Duarte Pío de Braganza tiene en internet una página dedicada a la familia real portuguesa, unos reyes sin reino ninguno. Nació en Suiza en 1945, pero ha vivido casi toda su vida en Portugal, donde llevó una excelente relación con la dictadura militar. Esto no le hace muy popular en su país. Sigue reclamando con encono sus derechos al trono de Portugal, aunque posee pocos adeptos. Oficio: desconocido.

FRANCIA. EL CIRCO DE LAS TRES PISTAS.
Las posibilidades de que la monarquía sea restaurada en Francia son, más o menos, las mismas de una monarquía en Estados Unidos: NINGUNA. Existen franceses monárquicos que han creado redes en internet para recabar apoyos. Pero, en general, representan una extrema derecha ultrareligiosa que no concuerda con los ideales ciudadanos de los franceses. El problema principal de los monárquicos franceses es que están divididos. Tres líneas dinásticas se disputan un trono que ni siquiera existe.

LEGITIMISTAS O BORBÓNICOS

La sóla mención del término legitimismo da miedo. Porque en el siglo XXI, el único poder legítimo emana del pueblo. Los Borbones, familia reinante en Francia durante siglos, reclaman el derecho legítimo al trono. El problema principal es que la familia de los Borbones franceses se extinguió por falta de descendencia. Por tanto, tuvieron que tirar de Borbones españoles. Para ello, no aceptaron la renuncia de Felipe V de España al trono francés, afirmando que se hizo bajo presiones. El candidato se llama Luis Alfonso de Borbón, nacido en España en 1974, e hijo de Alfonso de Borbón y Dampierre. La historia de esta familia se mueve entre la intriga y la tragedia. Alfonso de Borbon Dampierre, Duque de Cádiz, hubiera sido el aspirante legítimo al trono español si su padre no hubiera abdicado de sus derechos. Eso convirtió a Juán de Borbón (conde de Barcelona) y a Juan Carlos I en los portadores de los derechos legítimos. El duque de Cádiz núnca renunció a los derechos que creía merecer. Se casó con la nieta de Franco, Carmen Martínez-Bordiú, en lo que muchos calificaron como una operación para hacerse con el trono. Pero el trono acabó en manos de Juan Carlos I. Luis Alfonso de Borbon es, por tanto, casi sobrino del rey español y nieto de un dictador. Eso no despierta muchas simpatias entre la izquierda española y francesa. Es muy conocido su distanciamiento con la familia real española y su propia madre, Carmen Martínez-Bordiú. Estudió Administración de Empresas. Oficio: Trabaja para un banco americano y reside en Estados Unidos.

BONAPARTISTAS

El recuerdo del gran Napoleón Bonaparte es una de las esencias del patriotismo francés. Napoleón I fue el Emperador que extendió las ideas de la Revolución Francesa y conquistó media Europa. La familia Bonaparte también sigue existiendo, y tiene sus candidatos al trono francés. Nadie puede imaginar un rey en la Francia actual, pero si existiera una remota posibilidad, seguro que sería un Bonaparte. El sucesor de tan grandiosa estirpe se llama Juan Cristobal Bonaparte. No es descendiente del gran emperador, sino de su hermano Luis Napoleón. Sólo tiene 24 años y es diplomado en comercio exterior. Parece poca cosa para unos antepasados tan grandes. Oficio: desconocido.


ORLEANISTAS

Luis Felipe I de Orleans fue rey de Francia desde 1830 hasta 1848. Fue conocido como el "rey burgués" ya que eliminó la monarquía absoluta y estableció una monarquía burguesa con sufragio censitario. Un paraíso para sus amigos los banqueros y empresarios. La Casa de Orleans solo tuvo un rey en el trono francés, pero considera que tiene derecho a recuperarlo. El delfín se llama Enrique de Orleans y tiene 53 años. Ostenta el título de Conde de París, aunque no es reconocido ofialmente por la República Francesa. Oficio: desconocido.

BULGARIA. SIMEÓN.

Simeón de Bulgaria, nacido en Sofía en 1937, ha sido uno de los "pretendientes" más cercanos a alcanzar el sueño de la restauración monárquica. Su padre, el zar búlgaro Boris III, tuvo una actuación histórica llena de sombras y con pocas luces. Se alió con Hitler durante la Segunda Guerra Mundial, aunque fue un aliado incómodo. Se negó a participar en la deportación de judíos y después de una visita a Berlín, murió de una complicación gástrica muy extraña. Se habló de envenenamiento. Pero lo que está claro es que colaboró con Hitler, y esto le costó el trono. Su hijo Simeón vivió en el exilio en Estados Unidos y España. Es conocida su amistad con la familia real española. Tras la caída del comunismo en Bulgaria, comenzó a reorganizar a la derecha búlgara para captar su apoyo. En 1995 pudo volver a su país. En 2001 logró ganar las elecciones como candidato del Movimiento Nacional Simeón II. Pero esto no significaba la restauración automática de la monarquía. Su partido se descompuso con graves casos de corrupción. En 2005 perdió las elecciones frente al Partido Socialista Búlgaro. Simeón ha afirmado en numerosas entrevistas que no busca la restauración monárquica. Pero su actitud deja muchas dudas. Oficio: economista y político.
Conclusión: la restauración de una monarquía es muy difícil. Los españoles sabemos bastante al respecto. La monarquía es una institución caduca y en extinción, porque no es elegida libremente en las urnas y no representa los anhelos democráticos del los ciudadanos del siglo XXI. Cada pueblo puede escoger lo que desee, o mantener las instituciones tradicionales que les plazca. Pero heredar un cargo sólo por la sangre, no resulta democrático ni aceptable

sábado, 21 de agosto de 2010

Historia de Polonia

TRISTE POLONIA
Cuentan que hace muchos años, preguntaron a un polaco por qué su pueblo era tan católico. Su respuesta fue muy clara: " Entre alemanes a un lado y rusos a otro, solo nos queda el camino del cielo". Esta historia no es tan sólo una anécdota, ya que los polacos convirtieron el catolicismo en su seña de identidad frente a los alemanes luteranos y los rusos ortodoxos. Es muy difícil escribir unas líneas sobre algo tan largo y complicado como la historia y el carácter polaco. Pero sí merece la pena citar algunos sucesos históricos que configuraron a este pueblo indomable como un símbolo de resistencia, ante todo y ante todos.
El orígen de los polacos está en las migraciones eslavas. Durante el siglo VI, los polanie escogieron las inmensas y frías llanuras del Vístula como su hogar, sin sospechar lo estratégico y trágico de su colocación. Cuenta la leyenda que tres hermanos eslavos llamados Lech, Czech y Rus decidieron separarse y fundar sus propias ciudades. Cezch fundó la nación checa, Rus la nación rusa y Lech la polaca. Lech había encontrado un águila blanca que le guió en el camino y hoy es el símbolo de Polonia. Con lo que no contaba es con la agresividad de sus parientes. La dinastía Piast es la creadora de Polonia, después de su conversión al cristianismo. Para asentarse y sobrevivir, el nuevo reino tuvo que luchar contra el Sacro Imperio Alemán, Bohemia y la Orden Teutónica. En el siglo XIV, un matrimonio une a polacos y lituanos, formando uno de los reinos más extensos y poderosos de Europa (dinastía Jagellon). Durante los siglos XV, XVI y XVII, este poderoso estado derrotó a los caballeros teutónicos y a los suecos, levantó castillos, iglesias góticas y palacios renacentistas. Fue la edad de oro con la que sueñan todos los polacos. Y en verdad podemos decir sueñan, porque Hitler puso un especial empeño en que no quedara un monumento en pie. En el siglo XVIII llegó la decadencia y la desaparición. El último rey de Polonia, Estanislao Augusto Poniatowski, fue amante y títere de Catalina de Rusia. Después de tres repartos (1772, 1793, 1795) el país fue engullido por sus poderosos vecinos (Austria, Rusia y Prusia) y desapareció durante más de 100 años, pero no su población. Los indómitos polacos protagonizaron una de sus heróicas rebeliones destinadas al fracaso, dirigidos por el héroe nacional Tadeusz Kosciusko, pero no sirvió de mucho. Lo volvieron a intentar en 1830 y 1860, con resultados catastróficos. Miles de polacos murieron o partieron hacia el exilio en París o EEUU. Fue una enorme carnicería, pero no sería la última ni la peor. La represión zarista y alemana se endureció. El polaco quedó desterrado como lengua administrativa y la población lo utilizaba en sus casas y en las iglesias. Polonia seguía existiendo de manera, digamos espiritual, porque eran los polacos dominados los que mantenían el espíritu de la patria. La Universidad de Cracovia (zona ocupada por Austria) mantuvo viva la intelectualidad polaca, aprovechando la permisividad del gobierno de Viena. Durante este largo periodo de ocupación y división, los polacos lucharon muchas veces entre ellos porque militaban en ejércitos diferentes. La gran oportunidad polaca llegó tras la Primera Guerra Mundial. La Paz de París y el Tratado de Versalles garantizaban el renacimiento de Polonia, pero con unas fronteras muy controvertidas. Después de siglos de historia, los polacos se hallaban desperdigados desde Kiev hasta Dantzig. El problema fronterizo se saldó con una victoria sobre la nueva Unión Soviética, y la creación de un "corredor polaco" que daba acceso al mar y partía el territorio alemán en dos. Ni alemanes ni rusos olvidaron esta afrenta. La nueva República de Polonia surgía como un cordero entre dos lobos hambrientos y deseosos de venganza. Durante el periodo entre las dos guerra mundiales, los polacos vivieron un florecimiento cultural para recuperar el tiempo perdido. Chopin o Copérnico fueron los símbolos de ese orgullo nacional. El sueño de la Polonia libre se acabó en 1939, cuando Alemania cañoneó las defensas polacas de Westerplatte con una excusa patética, provocando la Segunda Guerra Mundial. Previamente, Hitler y Stalin habían pactado la partición del país. Pocas cosas unían a soviéticos y nazis, pero una de ellas era el odio a los polacos. El gobierno soviético detuvo a más de 20.000 intectuales, políticos y oficiales, que fueron asesinados y enterrados en el bosque de Katyn. La historia del país durante la guerra es la historia de la destrucción, la catástrofe y el exterminio, pero también del valor de un pueblo que fue el único en toda Europa que se rebeló contra Hitler, más allá de la resistencia clandestina y la guerrilla. Hitler tenía sus propios planes para los polacos. Los nazis consideraban a este pueblo como una raza inferior y plagada de judíos. La idea "genial" de Hitler consistía en el casi total exterminio de los polacos para instalar colonos alemanes. Polonia albergó los campos de exterminio más macabros de Europa. Auschwitz-Birkenau, Treblinka, Sobibor, Chelmno... nombres que evocan el horror y que se sitúan en Polonia. Tres millones de judíos (la casi totalidad) y un millón de polacos murieron en campos de trabajo y exterminio. La ciudad de Varsovia pasó a la historia por su tenaz resistencia en medio de la total desesperanza. En abril de 1943 se sublevaron lo judíos del gueto, que lograron resistir un mes. El resultado fue el desmantelamiento total del gueto y la deportación a Treblinka. En agosto de 1944 estalló la insurrección polaca en Varsovia. Los nazis tardaron más de un mes en sofocarla, mientras las tropas soviéticas contemplaban el espectáculo desde las puertas de la ciudad sin ayudarles. Para ellos, los rebelados eran "anticomunistas". El iracundo Hitler ordenó que Varsovia fuera arrasada hasta los cimientos. Y la orden fue cumplida de manera bastante "efectiva". Hoy no queda nada de aquella bella Varsovia, el "París" del este. Al finalizar la guerra en 1945, Polonia era un montón de ruinas. Exceptuando Cracovia, casi todo el patrimonio arquitectónico y artístico había sido destrozado. En Varsovia, solo el 15% de los edificios se mantenían en píe, al menos con una pared. Entre 1945 y 1989, el país vivió la angustia de la dictadura comunista. Por decisión de Stalin, las fronteras polacas vivieron una de las operaciones de "ingeniería demográfica" más absurdas de la historia. Millones de polacos tuvieron que abandonar territorios en los que vivían desde hacía siglos, porque habían sido entregados a la URSS. A cambio recibieron viviendas en las nuevas provincias arrebatadas a Alemania, de las que previamente habían huído alemanes que también habían vivido allí durante siglos. Los monumentos fueron reconstruidos desde cero, como si fueran nuevos, pero no la democracia. Prohibido hablar de la insurrección de Varsovia. La palabra Katyn no se citaba. Fue el sindicato Solidaridad el que abrió el camino a la democracia con su enfrentamiento en los astilleros de Gdansk desde 1988. Y luego llegó la democracia y la UE. Pero eso es otra historia.
Hoy, contradiciendo el título de esta entrada, hay una Polonia alegre. Una Polonia que crece y se moderniza, aunque sigue apegada a tradiciones, rituales religiosos y costumbrismos que suenan medievales. Los polacos exhiben con orgullo sus palacios nuevos, que imitan a la perfección los antiguos. La UNESCO declaró el casco antiguo de Varsovia Patrimonio de la Humanidad. Era un premio por la fidelidad de la reconstrucción y el esfuerzo invertido. También es el símbolo del anhelo de existir de los polacos. Sin embargo, no ocultan esa otra cara de país: campos de exterminio, guetos, sinagogas incendiadas... Asumen el "turismo del horror" como algo lógico e inherente a una historia trágica, un homenaje a sus antepasados y una manera de mostrar que resistieron. Decía Voltaire: "Dichosos los pueblos cuya historia se lee con aburrimiento", y desde luego los polacos no han tenido tiempo de aburrirse.
Imágenes:
-Imágen de Varsovia durante el levantamiento de 1944 (Museo del Levantamiento. E. Lekajski)
-Mapa de los repartos de Polonia.
-Mapa de Polonia en 1930.
-Imagen de la sublevación del gueto de Varsovia (Museo del Holocausto de Nueva York).
-Auschwitz (Antonio Jiménez)
-Casco antiguo de Varsovia (Antonio Jiménez).