sábado, 6 de marzo de 2010

Irena Sendler

No consiguió el premio Nobel de la Paz.

MUERE EL "ANGEL" DEL GUETO DE VARSOVIA
El 12 de mayo de 2008 murió en Varsovia una anciana llamada Irena Sendler. Su aspecto apocado y su constante sonrisa no haría sospechar el sufrimiento y la valentía de esta mujer, una de las mayores heroínas de la historia contemporánea de Polonia.
Cuando Alemania invadió Polonia en 1939, Irena trabajaba como enfermera para los servicios sociales del Ayuntamiento de Varsovia. Atendía uno de los comedores municipales que proporcionaban comida a personas pobres. La brutalidad de los alemanes en Polonia, especialmente contra los judíos, y la creación de los guetos urbanos y los campos de concentración, llevaron a Irena a trabajar con la resistencia clandestina. En 1942, los soldados alemanes inauguraron el tenebroso gueto de Varsovia. Se trataba de un barrio aislado por alambradas (un campo de concentración urbano) donde fue confinada la abundante población judía que residía en la capital polaca. Junto a su amiga Irene Shultz, consiguió un pase como personal sanitario, para poder visitar el interior del gueto. Los alemanes estaban muy interesados en evitar la propagación de enfermedades como el tifus, ya que el ritmo de traslado de los habitantes del gueto a los campos de concentración del área polaca (Auschwitz, Treblinka y Sobibor) era muy lento. Irena y su amiga fueron capaces de montar todo un dispositivo para sacar niños judíos del gueto. Las madres eran muy reticentes a esta operación, pero muchas de ellas sabían que sus hijos no tenían ninguna posibilidad allí dentro, ya que morírian de hambre, enfermedades, o serían deportados a un campo. En total, Irena Sendler logró salvar a 2.500 niños, valiéndose de todo tipo de subterfugios: los pasaba en ambulancia como enfermos de tifus o los escondía en el maletero, en contenendores de basura, bolsas de patatas o ataudes. Ella misma contaba que había adiestrado a un perro para que se mostrara agresivo con los soldados alemanes y así poder pasar sin que prestaran demasiada atención al cargamento. Los niños liberados acabaron en manos de familias adoptivas o en orfanatos. Ante las posibles sospechas de las autoridades alemanas, llegó a cambiar en varias ocasiones de identidad, pasando de enfermera a experta en tuberías y desagües. En 1943 los nazis descubrieron sus actividades por una denuncia anónima y fue detenida por la Gestapo. Fue torturada brutalmente y le rompieron los brazos y las piernas, dejándola en un estado de cuasi invalidez. Pero a pesar de las torturas, núnca reveló el nombre de sus colaboradores ni el de los niños que había salvado. Gracias a la ayuda de un soldado alemán sobornado por la resistencia, pudo huir de la cárcel tan solo un día antes de ser fusilada. Durante la rebelión del gueto de Varsovia, cuando los alemanes registraban numerosas casas y buscaban resistentes, Irena dobló cuidadosamente su archivo con los nombres de los niños liberados y los metió dento de dos botes de cristal. Después los enterró en el jardín de su vecina. Cuando acabó la guerra, Irena desenterró los botes y entregó los datos a las nuevas autoridades comunistas polacas. Los niños fueron localizados en su mayor parte, pero casi todos sus familiares habían sido asesinados en los campos de concentración. Los niños localizados fueron entregados a los pocos familiares supervivientes, enviados a Palestina o permanecieron con sus familias adoptivas. Irena conservó de esta experiencia numerosas y graves lesiones físicas, que le acompañaron hasta que murió.
Su labor fue reconocida por numerosas ONGs que le concedieron premios, así como el Estado de Israel y el gobierno polaco. Fue propuesta para el premio Nobel de la Paz en 2007, pero el galardón fue finalmente concedido al expresidente de EEUU, Al-Gore. Esta decisión fue una total injusticia. Hoy existe en Polonia una organización para la defensa de la infancia que lleva su nombre. En una ocasión declaró a un periodista:
"Fui educada en la creencia de que una persona necesitada debe ser ayudada con el corazón, sin mirar sus creencias o su nacionalidad"
Imágenes: fotografía de Irena Sendler
fotografía de unos niños en el Gueto de Varsovia (Museo del Holocausto de EEUU, Nueva York).

lunes, 1 de marzo de 2010

Terremoto de Chile


A todos los amigos chilenos que entran en este blog:

Queremos mostraros nuestras condolencias por los resultados del terrible terremoto que habéis sufrido. Esperamos que vuestra vida se normalice cuanto antes y lamentamos todas esas vidas perdidas. Un abrazo muy grande desde España.