viernes, 15 de julio de 2011

Historia Contemporánea de Grecia

GRECIA: VOLUNTAD DE SUPERVIVENCIA
Estos últimos días, las agencias de "rating" o calificación de deuda (Standar&Poor-Moody's) han rebajado la calificación de la deuda del estado griego a su mínimo histórico. La República Helénica, que ya ha sido rescatada una vez por la Unión Europea y espera su segundo rescate, ha sido calificada por dichas agencias como un país de "bonos basura", con menos futuro que la deuda de Burkina Fasso. Nadie puede creer esto. Las motivaciones son claramente políticas. Las agencias de calificación son norteamericanas y el hundimiento del euro está dejando enormes dividendos al otro lado del Atlántico. Grecia es el eslabón más débil de la Europa del euro, junto a Irlanda, Portugal y España. Por tanto, hundir a Grecia es hundir el euro.

Pero este pequeño país de 11 millones de habitantes, tiene una larguísima historia en la que se ha demostrado la férrea voluntad de supervivencia de su población. Es de esperar que sobreviva mucho más tiempo. Pero además, que pueda sobrevivir siendo dueña de sus propiedades y de su propio destino, sin tener que hipotecar su empresas públicas, sus infraestructuras, su suelo y su orgullo.

INDEPENDENCIA

El martes 29 de mayo de 1453, la ciudad imperial de Constantinopla era tomada por los turcos. Era el fin del Imperio Bizantino. Cientos de miles de griegos, que portaban en su cultura la herencia griega y romana, eran definitivamente dominados por los invasores musulmanes. Durante cuatro siglos largos, el pueblo griego logró mantener su lengua (una de las más antiguas del mundo) y su religión. Los turcos respetaron estas costumbres "especiales" a cambio del pago de un impuesto y la entrega de jóvenes para el ejército. La conciencia nacional griega, basada en el recuerdo de la cultura bizantina, nunca llegó a apagarse. En el siglo XIX, tras las Guerras Napoleónicas, toda una corriente nacionalista recorría europa. Además el Imperio Turco se encontraba en una profunda decadencia. Los griegos iniciaron su revuelta en 1820, y proclamaron la independencia en 1822, en la Asamblea de Epidauros. En dicha asamblea, el nacionalista Maurocordatos recordó las grandezas de la historia griega y llamó a la insurrección, provocando la emoción de los presentes. Los turcos no estaban dispuestos a aceptar esta secesión y se esmeraron en la represión. El cuadro del famoso pintor romántico Delacroix, "La Matanza de Quíos", conmemora la muerte de más de 20.000 habitantes de las islas griegas a manos de los turcos. Esta enorme matanza incluía también a mujeres y niños. La sangrienta represión de los turcos acabó despertando una corriente de simpatía por los griegos, conocida como filohelenismo. Gran Bretaña, Francia y Rusia intervinieron a favor de los helenos, logrando su definitiva independencia en 1830. Pero no fue algo gratuito. Comenzaba una larga historia de injerencia de las grandes potencias en la historia griega. A los griegos se les adjudicó un monarca de origen alemán (Otón I), que acabó siendo expulsado por autoritario, y luego otro de origen danés (Jorge I) que promulgó una constitución muy tibia. Imagen: "La Matanza de Chios" pintado por Delacroix.

CRECIMIENTO TERRITORIAL

A mediados del siglo XIX, la mitad de los griegos continuaban todavía bajo el yugo turco. Los griegos libres deseaban liberar a sus compatriotas pero eran demasiado débiles y, sencillamente, no era el momento. Los británicos protegían a los turcos con uñas y dientes, para evitar que su derrumbamiento permitiera a los temidos rusos llegar al Mediterráneo. Además, estos mismos británicos mantenían en su poder los valiosos frisos del Partenón, que habían robado con permiso turco tan sólo un año antes del inicio de la revuelta griega. La pequeña Grecia era un país débil que ocupaba solamente el Peloponeso y la zona central. En 1912 estallaron las famosas "Guerras Balcánicas". Todos los países de los Balcanes declararon de manera simultánea la guerra a los turcos, para disgusto británico. Los griegos aprovecharon la oportunidad y lograron duplicar su territorio. Se anexionaron Epiro, Tesalia, Macedonia, Tracia y numerosas islas griegas. La unificación territorial estaba casi conseguida. Imagen: Mapa del crecimiento histórico de Grecia.

PRIMERA GUERRA MUNDIAL
No estaba previsto que los griegos participaran en la Gran Guerra (1914-1918). El monarca Constantino I, cuñado del káiser Guillermo I, sentía simpatías por los alemanes. Fue el primer ministro Elefterios Venizelos, simpatizante de los aliados, el que forzó la situación. Su enfrentamiento con el monarca provocó la guerra con las potencias centrales y la proclamación de la efímera Primera República. Los aliados desembarcaron sus tropas en Atenas y los austriacos invadieron el norte del país. Los griegos iniciaron una guerra titánica para evitar que austriacos y alemanes llegaran a las costas del mar Egeo, y lo consiguieron. Tras la derrota de las potencias centrales, se firmaron diversos tratados conocidos como la Paz de París (1919). Por el tratado de Neuilly, los griegos arrebataron a los búlgaros su salida al mar Egeo. Y por el tratado de Sévres, arrebataron al Imperio Turco los alrededores de Constantinopla y la zona de Esmirna. Pero la súbita proclamación de la República de Turquía por Kemal Ataturk, convirtió este tratado en una trampa. El gran drama estaba por llegar. Imagen: Elefterios Venizelos (algo parecido al "Manuel Azaña" griego).

GUERRA CONTRA LOS TURCOS

El desafío turco y las ambiciones griegas, acabaron por echar a perder la gran victoria que suponía el Tratado de Sévres. La guerra Greco-Turca (1921-1923) fue uno de los mayores fracasos de la historia griega. El nuevo presidente de la flamante República de Turquía (Kemal Ataturk) se negó a aceptar la paz de Sévres. Como respuesta, los griegos se lanzaron a una irresponsable campaña de conquista, que acabó con una derrota estrepitosa en Asia. El gobierno de Atenas tuvo que aceptar el desastroso Tratado de Lausana (1923), en el que renunciaba a todo lo conseguido en Sévres, y además aceptaba la repatriación de un millón y medio de griegos desde Anatolia. Familias griegas que llevaban muchas generaciones (y muchos siglos) viviendo en Anatolia, tuvieron que emigrar a Grecia. La cultura griega en Asia Menor, con 2.500 años de historia, había llegado a su fin. La llegada de los inmigrantes aumentó la pobreza e hizo tambalearse a la repuesta monarquía, además de inquietar a los militares, que acusaban a los políticos del fracaso. Imagen: Refugiados griegos huyen de Esmirna en dirección a Grecia.

EL FIN DE LA DEMOCRACIA LIBERAL

El periodo entre las dos guerras mundiales fue turbulento para Grecia, igual que para casi toda Europa. El avance de las tendencias autoritarias y fascistas iba a llegar también al país fundador de la democracia. Ante la impopularidad de la monarquía, en 1924 se proclamó otra vez la república, dirigida por el héroe nacional Elefterios Venizelos. Esta Segunda República Griega se ha comparado con la Segunda República Española. La joven república, tenía ante sí numerosos retos, entre ellos la reforma agraria, y contaba con la animadversión de un ejército ultraconservador. En 1936, justo cuando se sublevaba el General Franco, el general Metaxas daba un golpe de estado y establecía una dictadura de orientación fascista.

LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

A pesar de su simpatía por el fascismo, Metaxas no logró frenar a las potencias del eje, debido a las ambiciones de Mussolini. El dictador italiano soñaba con crear un nuevo "Imperio Romano" , y esto pasaba por la conquista de Grecia. Las exigencias sobre el estado griego fueron rechazadas por Metaxas. En 1940 Italia declaró la guerra a Grecia. Para sorpresa de todos e irritación de Mussolini, los griegos detuvieron a los italianos. Tuvo que intervenir Hitler, que ocupó el país en 1941. Los nazis invadieron la isla de Creta con paracaidistas, y amenazaron con bombardear la Acrópolis hasta su total destrucción. Los griegos se rindieron y el gobierno militar (junto al rey Jorge II que les apoyaba) se exiliaron en Egipto. Durante el dominio alemán, en Grecia se repitió el mismo drama que en otros países ocupados. Existió una resistencia muy activa (especialmente de los comunistas) que llegó a protagonizar acciones heroicas contra las tropas alemanas (voladura del puente de Georgopotamos). Y también, millones de judíos (especialmente de Salónica) fueron enviados a los campos de exterminio de Auschwitz y Treblinka. De los casi 60.000 judíos griegos deportados, solo pudieron sobrevivir doscientos. Hay que recordar que Grecia se hallaba muy lejana de los campos de concentración polacos, y la inmensa mayoría de los griegos deportados murieron en los trenes. En octubre de 1944, ante el avance de las tropas soviéticas sobre Alemania, los nazis se retiraron de Grecia. Habían dejado a su paso 300.000 civíles muertos. Imagen: griegos y serbios agrupados en Skopie, para ser deportados a Auschwitz.

POSGUERRA Y GUERRA CIVIL

En octubre de 1944, mientras los alemanes se retiraban, los británicos desembarcaron en Atenas. El gobierno militar y el rey no habían vuelto todavía. La mayor parte del país estaba en manos de los partisanos comunistas, que eran los que habían llevado todo el peso de la lucha contra los alemanes. Aunque en las conferencias de Yalta y Postdam, Grecia había quedado asignada a la zona occidental capitalista, se inició una larga guerra civil (1941-1950). Durante este conflicto, las fuerzas armadas de la monarquía se enfrentaron contra la guerrilla antifascista de carácter comunista. Estados Unidos se volcó en esta guerra hasta su finalización, por lo que se le puede considerar el primer conflicto de la Guerra Fría. En 1950, los últimos miembros de las guerrillas huyeron a Yugoslavia y Albania. En 1951, la Grecia monárquica (que no democrática), había ganado el conflicto e ingresó en la OTAN.
LA DICTADURA


Al igual que otros países mediterráneos, como España o Portugal, el camino a la democracia no iba a ser nada fácil en Grecia. Tras la guerra civil, el país se hallaba muy dividido ideológicamente. El rey Pablo I gobernó junto al primer ministro conservador Konstantinos Karamanlís. El rey murió en 1964 y le sucedió su hijo Constantino. Grecia se iba desarrollando económicamente poco a poco, a pesar de tener una situación excéntrica respecto a las grandes potencias de Europa Occidental. Los intentos de democratización de Georgios Papandreu desembocaron en un nuevo golpe de estado militar en 1967, conocido como "de los Coroneles", con apoyo tibio del rey Constantino. La dictadura griega duraría hasta 1974 y se caracterizó por una fuerte represión de todos los grupos opositores. Muchos políticos fueron torturados y desterrados a desiertas islas del Egeo. En 1969, Grecia fue expulsada del Consejo de Europa. Al igual que en España o Portugal, la oposición a la dictadura tuvo su epicentro en las revultas estudiantiles, destacando los incidentes de la Escuela Politécnica de Atenas (1973). Incluso la oposición del rey Constantino le costó el exilio. Con el objetivo de desviar la atención de los asuntos internos y despertar el apoyo patriota, los militares planearon la "enosis" o unión con Chipre, por medio de su intervención en la isla. Esta política resultaría desastrosa a largo plazo, por la intervención de las tropas turcas y la división de la isla. Imagen: Un tanque en las calles de Atenas, durante el golpe militar de 1967.
LA ANSIADA DEMOCRACIA


El año 1974, fue de gran trascendencia para la historia de Grecia. El cambio a la democracia en este país iauguraría un periodo de democratización en el Mediterráneo, seguido por la "Revolución de los Claveles" portuguesa y la Transición Política en España. Tras el desastre de la intervención en Chipre, la junta militar se hundió en julio de 1974. Este hundimiento tiene mucho que ver, con toda probabilidad, con la pérdida de la confianza del gobierno de Washington, debido a la aventura chipriota. El veterano político conservador Konstantin Karamanlís regreso de su exilio francés. Se restableció la constitución de 1952 y se liberaron los presos políticos. En un referéndum realizado en diciembre de 1974, los griegos aprobaron la república y rechazaron la monarquía. El rey Constantino era visto por los griegos como un colaborador del golpe militar de los coroneles. Imagen: Sello griego que conmemora al político Konstantinos Karamanlís.
LOS AÑOS DORADOS

En 1980 Grecia ingresó en la CEE (futura Unión Europea) y en 1985 el socialista Andreas Papandreu logró la mayoría absoluta del PASOK (Partido Socialista Panhelénico). A pesar del enorme retraso del Grecia respecto al resto de Europa Occidental, la lluvia de dinero de los Fondos de Cohesión comunitarios facilitaron la modernización del país y sus infraestructuras. Grecia era una democracia estable, vista como un remanso de paz en el turbulento espacio de los Balcanes. A pesar de los inevitables casos de corrupción, Grecia siguió creciendo a un buen ritmo. El mismísimo presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, de visita oficial en Atenas en 1997, calificó a Grecia como "la gran potencia económica de los Balcanes". En el año 2001, Grecia se incorporó a la moneda única europea (euro), aunque con un cierto retraso. Sin embargo, era evidente que la economía griega no llegaba a despegar del todo por problemas estructurales, igual que la española. Aunque el paro no era tan elevado como el español, el excesivo sector sumergido impedía el crecimiento normalizado del país. Los Juegos Olímpicos de Atenas en el año 2004, significaron la culminación de un viejo sueño nacional: volver a organizar unos juegos. Pero no fueron un gran negocio, ya que dieron pérdidas y aumentaron el endeudamiento del estado. Pero la deuda griega no parecía preocupante. Incluso resultaba semejante a la del resto de los países occidentales. Imagenes: 1. Moneda griega de 1 euro. 2. Una imagen de la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.

CRISIS ECONÓMICA

La grave crisis económica que se gestó en Estados Unidos a partir del año 2007, llegó a Grecia en el 2010. Grecia fue el primer país que solicitó la ayuda de la Unión Europea. El origen de su crisis financiera estaba en la falsificación de las cuentas, durante dos mandatos consecutivos, por parte de los gobiernos conservadores de Karamanlís. Los mercados y las agencias de "rating", se echaron encima del nuevo gobierno socialista de Yorgos Papandreu, rebajando su deuda al "bono basura". Las duras medidas de ajuste han provocado una sucesión de huelgas generales y fuertes conflictos sociales. Según muchas organizaciones griegas y partidos de la oposición de izquierdas, la mayor parte de esa deuda es la conocida como "deuda odiosa", es decir, la contraída sin el conocimiento y aprobación de los ciudadanos, y para oscuros intereses económicos. Por tanto, proponen LA NEGATIVA AL PAGO DE LA DEUDA. ¿De dónde procede esta deuda? ¿Por qué su valoración es rebajada constantemente? Hay que recordar que Estados Unidos o Alemania tienen también una enorme deuda. ¿Por qué otros pequeños países con deudas como Chipre o Eslovaquia no sufren este acoso? ¿Se trata de tener o no el euro? ¿Qué negocios se esconden detrás de las privatizaciones en Grecia? ¿Cómo se explica el interés de los bancos alemanes en Grecia? ¿Qué búscan? Cuando la UE salva a Grecia ¿no está salvando a los bancos alemanes?


Imagen de inicio: Los alemanes izan la bandera nazi en la Acrópolis de Atenas (1941).

http://geahistoria.blogspot.com/2010/06/crisis-en-grecia.html

http://geahistoria.blogspot.com/2011/07/revuelta-en-grecia.html

domingo, 10 de julio de 2011

Revuelta griega




Aviso a la Troika, a los bancos y a los futuros inversores tanto griegos como extranjeros que tienen en el punto de mira la propiedad pública griega.



Un gobierno depuesto y dictatorial, que no representa al pueblo griego, acaba de aprobar una propuesta de ley con la intención de vender a precio de coste el suelo y la propiedad pública, contra la voluntad de la mayoría de los ciudadanos.
Comunicamos a cuantos tienen los ojos puestos en una futura oportunidad de inversión que no tardaremos en derrocar este gobierno, que en breve tendrá que dar cuenta de sus crímenes en contra del pueblo y del país. Sus firmas y sus proyectos de ley son papel mojado. No los ha aprobado el pueblo griego, que por supuesto no los reconoce.
A todos los aspirantes a inversores les advertimos que no se les ocurra acercarse a las ventas y subastas de nuestro suelo y nuestra propiedad pública, mucho menos comprarlos. En cuanto el pueblo reconquiste la soberanía del país, no sólo perderán todo lo comprado, sino que no se les devolverá el dinero pagado por ello.
Advertimos también que, hasta el momento en que recuperemos el control del país, haremos cuanto esté en nuestras manos, mediante la auto-organización, por impedir y sabotear las posibles inversiones, y lo haremos en defensa de nuestros derechos, según se desprende tanto de la Constitución griega como de los derechos de los seres humanos y de los pueblos reconocidos internacionalmente.
Que ningún aspirante a inversor se atreva a participar en las rebajas de suelo y propiedad pública de Grecia sin ser consciente del alto riesgo que corre su inversión. En el caso de que dicha inversión se lleve a cabo, recibirá la "bienvenida" en un país que cuando se ve privado de su libertad, sabe engendrar Canaris y reducir a escombros puentes sobre el Gorgopótamo.*
La asamblea popular de la plaza de Síntagma, 3/7/2011
* Canaris fue un almirante griego de la guerra de independencia (1821-1830) que consiguió destruir la flota turca en 1822. La destrucción del puente sobre el Gorgopótamo (25-11-1942) fue una de las hazañas heroicas de los partisanos griegos contra la ocupación alemana .


http://real-democracy.gr/es/teamvotes/2011-07-03-aviso-la-troika-los-bancos-y-los-futuros-inversores-tanto-griegos-como-extranje

viernes, 8 de julio de 2011

Partidos Políticos en España

GUÍA DE LA POLÍTICA ESPAÑOLA PARA ESCÉPTICOS






En esta página es habitual la entrada de lectores no españoles, muchos de ellos de origen lationoamericano. Si en muchas ocasiones, a un español le resulta difícil entender la política de su país, para un extranjero debe ser un laberinto. Al que esto escribe le sucede lo mismo con los partidos políticos de Argentina o Colombia, por ejemplo. En esta pequeña guía, elaborada con algo de ironía, distanciamiento y escepticismo, se presentan los principales partidos y protagonistas de la vida política española. Por supuesto, están presentados bajo un punto de vista propio, pero no exento de crítica hacia todos ellos.



En la última encuesta elaborada por el CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) y hecha pública en el mes de junio, los políticos y partidos españoles alcanzan el récord de peor valoración. Los españoles los consideran el tercer problema del país, después del paro y la crisis económica. Los culpan de corrupción, mala gestión y poca sensibilidad hacia sus problemas.



Durante la pasada campaña electoral para las elecciones municipales y autonómicas, un movimiento espontáneo denominado 15M (15 de mayo), surgido de una manifestación, tomó las calles y plazas de muchas ciudades españolas por medio de acampadas. Sus principales reclamaciones iban dirigidas hacia los políticos españoles, a los que consideran unos privilegiados que nunca se aplican a sí mismos los recortes que aprueban para el resto de la población. También acusan a los grandes partidos de acomodarse a una situación privilegiada pero injusta, escudados en una ley electoral que impide la entrada en el parlamento de partidos minoritarios, y que beneficia claramente al bipartidismo. El sistema electoral español, muy territorializado y basado en la Ley D'hont, beneficia a los dos grandes partidos o a las fuerzas nacionalistas que solo se presentan en varios territorios. Esta es la radiografía a grandes rasgos de los partidos políticos españoles. Si tienes paciencia para leerte este tocho, preparate para viajar a través del complicado universo de los partidos españoles.





PARTIDO SOCIALISTA OBRERO ESPAÑOL (PSOE)



Su color histórico es el rojo de la izquierda y el movimiento obrero, aunque viendo las políticas que sus líderes vienen aplicando desde el gobierno de la nación, se quedarían en naranja. Su logotipo es una imagen mínimal con un cuadrado y el nombre dentro, que sustituye al tradicional puño con la rosa (igual que el francés). Pertenece a la Internacional Socialista.



El PSOE fue fundado en 1879 y es el partido más antiguo de la historia de España. Más de 130 años de historia dan para cambiar mucho. El fundador del Partido Socialista fue un tipógrafo madrileño de inspiración marxista, llamado Pablo Iglesias. Iglesias creó un partido socialista a imagen de los existentes en Europa. Comparado con el partido actual, aquella formación era minoritaria, casi marginal, y revolucionaria. Su función última era alcanzar el poder para transformar la sociedad hacia el socialismo sin clases. Hoy en día, ningún dirigente español se atrevería a proponer nada parecido, a pesar de que siguen portando en sus siglas los términos "socialista" y "obrero". La historia del PSOE está ligada a la historia de España. El partido obtuvo su primer escaño parlamentario en 1910, y tuvo un enorme protagonismo durante la Segunda República Española, en la que compartió periodos de poder junto a las formaciones políticas republicanas. Durante la Guerra Civil Española, los socialistas Largo Caballero y Juan Negrín dirigieron el gobierno republicano que luchaba contra los militares sublevados contra el gobierno democrático. Tras la guerra civil, la formación socialista pasó a la clandestinidad y, según cuentan despectivamente los comunistas, se fueron de vacaciones.



Tras cuarenta años de dictadura franquista, el PSOE se convirtió en uno de los principales partidos de la Transición Democrática Española, iniciada en 1975 con la muerte del dictador. El PSOE regresaba a la política legal, pero muy retocado. En el famoso XXVI congreso del partido, reunido en Suresnes en 1974, los socialistas dieron un giro definitivo a toda su historia. Los históricos del partido en el exilio fueron finiquitados, y la nueva generación del territorio español tomó el poder (Felipe González). Este cambio de líderes significó también un notable cambio ideológico. Los socialistas españoles comenzaron a renunciar al marxismo clásico. El ideal republicano, que formaba parte de toda su historia, podía ser sacrificado para entrar en la política de la Transición. Se aceptaba el sistema liberal capitalista en toda su extensión y se aspiraba a transformarlo desde una visión socialdemócrata. Este cambio fue tan brusco que algunos han llegado a insinuar que fue planificado por la CIA, para crear una alternativa moderada que alejara el peligro comunista (como ya pasaba en Italia) de la incipiente democracia española. Si esta leyenda urbana se confirmara, les salió muy bien, porque el PSOE hundió al comunismo al tercer puesto del panorama político en las primeras elecciones democráticas.



Con el hundimiento de UCD (efímero partido de centro desde el cual pilotó la Transición Adolfo Suarez) en 1982, el PSOE llegó al poder después de 43 años de exilio y oposición. Desde entonces, el PSOE ha gobernado España durante casi 18 años, incluyendo los periodos de Felipe González (1982-1996) y del actual presidente, José Luis Rodríguez Zapatero (2004-2011). Durante treinta años de democracia, el Partido Socialista ha ejercido como fuerza hegemónica de la izquierda española. Sin embargo, sus críticos le acusan de ser un partido muy izquierdista en la oposición y muy moderado en el gobierno. Además durante el periodo de Felipe González, el partido se vió implicado en graves casos de corrupción. El actual presidente socialista (Rodríguez Zapatero) ha aprobado medidas muy avanzadas desde el punto de vista social (Ley de Dependencia, Ley de Matrimonio Homosexual, Ley del Aborto) pero también ha adoptado medidas muy antisociales, como la reforma laboral o el aumento de la edad de jubilación. Estas medidas se han justificado por la crisis económica, pero han resultado decepcionantes para sus votantes de izquierdas. Este continuo vaivén entre la teoría y la práctica es una de las características que hacen fluctuar sus expectativas de voto. Durante las campañas electorales, los socialistas muestran su perfil más progresista, que suele suavizarse bastante cuando gobiernan. Por eso sus campañas se centran en mostrarse como el "único" partido de izquierdas que puede frenar a la derecha, que se presenta como un "peligro".



Ante el desgaste del actual presidente, el próximo candidato será Alfredo Pérez Rubalcaba. Este veterano político de 60 años fue escogido digitalmente (es decir, a dedo, algo típico de este país), a pesar de que los socialistas presumen constantemente de sus "excelentes procesos de primarias". Rubalcaba no es precisamente "nuevo", ya que fue ministro durante el periodo de Felipe González. Es famoso por ser un buen y afilado polemista, aunque no podemos afirmar que esto sea suficiente para recuperar a los votantes de izquierda que se sienten traicionados.



PARTIDO POPULAR (PP)



Es el principal partido conservador español, y surgió en plena Transición (1976). Primero se denominó AP (Alianza Popular) y más tarde PP. Su fundador fue Manuel Fraga Iribarne, un antiguo ministro del dictador Francisco Franco. Esto no debe sorprender a nadie, ya que el PP nació con la intención de aglutinar a sectores liberal-centristas que deseaban cambios, pero también a los ciudadanos que habían apoyado el franquismo. Sus planes salieron bastante bien, porque hasta día de hoy, ningún partido de extrema derecha ha logrado un solo escaño en España. Por tanto, hay que sobreentender que la extrema derecha vota al PP. Su color identificativo es el azul, el mismo de las camisas franquistas. Su logotipo muestra una gaviota, en línea con esa obsesión que los derechistas españoles tienen por los pájaros en los escudos.



Su enorme base electoral (desde el centro liberal a la extrema derecha franquista) le ha garantizado al partido una gran cuota de votos, pero también algunos quebraderos de cabeza y divisiones internas. De hecho, treinta años después de la muerte de Franco, todavía es perceptible en el Partido Popular cierta esquizofrenia entre los que propagan su liberalismo y los que alaban claramente el franquismo. El PP se opone, sin ningún tipo de rubor, a cualquier revisión histórica o legal de la dictadura y sus víctimas. Esto le convierte en el único partido que se identifica con la herencia de dicha época. Los políticos populares, tan pronto te venden el progreso tecnológico del futuro, como se indignan por la retirada de una estatua franquista o el matrimonio homosexual. No quieren ni oir hablar de la Guerra Civil Española y apoyan el revisionismo histórico. Además defienden los privilegios de la Iglesia Católica a ultranza y miembros del Opus Dei campan por el partido a sus anchas. El PP pertenece a la Internacional Conservadora, aunque sus socios europeos le consideran algo "duro".



En sus primeros momentos de existencia, AP (hoy PP) sólo logró alcanzar el cuarto puesto en votos (incluso detrás del Partido Comunista). Esto se debía al poderoso partido centrista (UCD) fundado por Adolfo Suárez, el político que pilotó toda la Transición desde la dictadura a la monarquía democrática. El hundimiento electoral de UCD en 1982, tras la arrasadora victoria del PSOE, le convirtió en la segunda fuerza del país, consolidando el bipartidismo que ha dominado desde entonces la vida española.



El PP ha gobernado España durante ocho años (1996-2004), bajo el liderazgo del polémico (por llamarle de algún modo) José María Aznar. Durante la primera legislatura, la mayoría simple obligó a Aznar a pactar con los nacionalistas catalanes y vascos (los mismos a los que había insultado y denostado en numerosas ocasiones). Pero cuando consiguió la mayoría absoluta en el año 2000, Aznar inauguró el modelo de política característico de su partido. Esta política se basa en el neoliberalismo más clásico, con eliminación del sector público mediante privatizaciones y la apuesta por lo privado en enseñanza y educación. Este tipo de políticas han tenido siempre una respuesta negativa de sindicatos y empleados públicos, que la consideran un retroceso del estado del bienestar. Además Aznar se caracterizó por una política exterior muy agresiva y pro-americana, que le llevó a apoyar la Guerra de Irak. Este apoyo y los atentados del 11 de marzo de 2004, cometidos por islamistas radicales (y que el gobierno intentó achacar a ETA sin pruebas), significaron la derrota electoral del PP. Además el Partido Popular se ha visto salpicado por la presunta mayor red de corrupción política detectada en España, el llamado "Caso Gürtell". Se trataría de un consorcio de empresas que presuntamente habrían obtenido dinero para financiar ilegalmente al partido, a base de sobornar a políticos y empresarios.



El actual líder del PP se llama Mariano Rajoy. Este gallego nacido en 1955, fue escogido a dedo (otro electo digital) por José María Aznar. Rajoy es famoso por sus despistes. Una vez llegó a afirmar públicamente en una entrevista radiofónica, que había tomado notas de lo que iba a responder, pero que no entendía su propia letra. También se hizo célebre por denominar al tremendo vertido de crudo de la catástrofe ecológica del buque Prestige (2002), como "hilillos de plastilina". Aunque Rajoy ha perdido las Elecciones Generales dos veces, en su tercera oportunidad aspira seriamente a convertirse en presidente, ya que las encuestas le favorecen por el desgaste del PSOE en el gobierno. Estaríamos ante otra victoria por deméritos del enemigo más que por méritos propios, otra característica de la política española.


La televisión catalana hizo la siguiente parodia sobre el debate electoral entre Rajoy (PP) y Zapatero (PSOE) en las elecciones de 2008.










IZQUIERDA UNIDA (IU)



La coalición electoral denominada Izquierda Unida, aglutina a diversas formaciones socialistas, ecologistas, republicanas y (sobre todo) al poderoso PCE (Partido Comunista de España). Este partido histórico ha sido siempre el alma de IU, lo que ha provocado también muchos roces internos y la fuga de políticos que no estaban de acuerdo con el comunismo mayoritario. Su color histórico es el rojo, pero la competencia de los socialistas por dicha tonalidad, les ha desplazado en los gráficos de prensa al color verde, símbolo del ecologismo. La política ecológica es una de las señas de identidad de la formación. Su logotipo actual, parece una copia del socialista. Era mejor el anterior con la combinación de los colores rojo y verde.



El PCE es otro de los veteranos de la política española. Fue fundado en 1921 como una escisión del Partido Socialista, después de la fundación de la URSS y la Tercera Internacional. El comunismo aspiraba a tomar el poder y construir una sociedad comunista al estilo de la URSS. A pesar de esto, en situaciones críticas, los comunistas españoles fueron más moderados y legalistas de lo que se podría esperar (como en su defensa de la Segunda República durante la Guerra Civil Española). Durante la larga dictadura franquista, los comunistas españoles se convirtieron en la auténtica oposición en la clandestinidad, por encima de unos socialistas y anarquistas prácticamente desaparecidos. El Partido Comunista llegó a la Transición como un referente de la oposición antifranquista. Sin embargo, un renovado PSOE le relevó a la tercera posición entre las fuerzas políticas. Durante todo el proceso de la Transición, el PCE estuvo liderado por el histórico dirigente Santiago Carrillo. Su legalización y participación política solo fue posible después de dolorosas renuncias a sus valores históricos (como el republicanismo). Esto generó una fuerte discusión interna y la escisión de varios partidos comunistas de pequeño tamaño. La enorme victoria del PSOE por mayoría absoluta en 1982, hundió al PCE en un infierno de cuatro diputados. Aquí empezó la travesía del desierto. La única manera de recuperar el voto de izquierdas era aglutinar en una coalición los diferentes partidos de izquierdas que habían sido barridos por el nuevo y "moderno" socialismo. En 1986 se fundó Izquierda Unida, cuyo componente principal era el PCE, pero que también incluía a socialistas, otros partidos comunistas, republicanos y formaciones ecologistas. Con el liderazgo de Julio Anguita, IU logró alcanzar 21 escaños en 1996, su resultado más glorioso. Esto se debió al desgaste del PSOE en el poder y su archiconocida manía de gobernar como la derecha nada más llegar a la Moncloa. La derechización de los socialistas de Felipe González convirtió a IU en una poderosa fuerza de izquierdas, pero se extendió sobre ella la sombra de colaboracionismo con la derecha para hundir al PSOE (lo que los periodistas bautizaron como "la pinza"). Julia Anguita siempre ha negado tal "pinza" y considera que fue un invento socialista.



Otro de los problemas clásicos de la coalición ha sido las malas relaciones entre sus miembros por el predominio casi total del PCE. Muchos políticos como Cristina Almeida, Diego López Garrido o Rosa Aguilar han abandonado IU por disputas internas, y han acabado militando en el PSOE. Estas constantes disputas, muy conocidas por la ejemplar "transparencia" de las debates de la coalición, han dado lugar a todo tipo de bromas sobre la "Izquierda Desunida". El actual líder de IU se llama Cayo Lara, y procede del PCE. IU es la fuerza que más se ha identificado con el movimiento del 15M , los indignados contra la política. Coinciden con ellos en la crítica a la actual ley electoral, que castiga a IU con menos escaños de los que merecería con otro tipo de cómputo. También coinciden en cuestiones como las críticas a la banca y el modelo de crecimiento inmobiliario. Sin embargo, el intento de IU de instrumentalizar a los manifestantes no ha sido bien recibido. Su líder fue abucheado cuando hizo repentino acto de presencia en una de sus convocatorias, acusado de querer aprovecharse de sus movilizaciones.



Hoy en día, IU es la tercera fuerza del país, y con previsiones de crecimiento por el desgaste socialista en el poder. A IU sólo le faltaría una cierta renovación de su aparato dirigente, excesivamente burocratizado, y algo más de democracia interna. El vacío que le hacen los grandes medios de comunicación, no le pone nada fácil el llegar a los ciudadanos con sus propuestas.



UNIÓN PROGRESO Y DEMOCRACIA (UPyD)



Este recién llegado a la escena política fue fundado por la ex-socialista Rosa Díez en el año 2007. La vasca Rosa Díez, que se había presentado a las primarias socialistas y había perdido, inició un proceso de abandono de su partido que parecía una rabieta. Siendo eurodiputada socialista (y mientras cobraba por ello), Díez comenzó el abandono de los órganos del PSOE y la fundación de un nuevo partido. La nueva formación fue definida por su fundadora como "transversal", es decir, que aspiraba a los votos de izquierda y derecha al mismo tiempo. Esto es casi imposible, pero por pedir que no quede. Su programa es bastante ambiguo, y pasa de puntillas por encima de asuntos muy polémicos como aborto o matrimonio homosexual. Esta calculada ambigüedad tiene como objetivo pescar votos en todos los caladeros políticos. Como cuarta fuerza política, UPyD (igual que IU) considera la necesidad de un cambio en la ley electoral como su principal caballo de batalla. También destaca su furibundo carácter antinacionalista, que es un empeño de su fundadora. Rosa Díez critica a todos los partidos nacionalistas (y especialmente los vascos) un día sí y otro también. Sin embargo, no tuvo rubor en ser consejera de un gobierno de coalición entre PSOE y nacionalistas vascos durante su militancia socialista. En el día a día, la política de UPyD no se diferencia mucho de la del PP en la mayor parte de sus reivindicaciones, aunque se sigan definiendo como progresistas. Su color identificativo es el rosa-magenta, y su logotipo podría pasar por una marca de gel de baño.




LOS PARTIDOS NACIONALISTAS



España es un país con una enorme pluralidad cultural y lingüística. El nacimiento de los partidos nacionalistas y regionalistas españoles fue muy temprana (desde finales del siglo XIX) y siempre han formado parte del panorama político de nuestro país. En España predominan los partidos nacionalistas de corte conservador. Casi siempre alternan su potente poder regional (gobiernos autonómicos) con un papel de visagra en la política nacional. Pueden pactar con PP o PSOE según les convenga. En todos los casos, estos apoyos no son gratuítos. Generalmente buscan ventajas económicas, fiscales o infraestructuras para sus territorios.




PNV



De todos los partidos españoles actuales, el Partido Nacionalista Vasco (PNV-EAJ en vasco) es el segundo más antiguo, por detrás del PSOE. Fue fundado en 1895 por un personaje extravagante llamado Sabino Arana, que procedía del Carlismo (es decir, de la extrema derecha más cavernaria del siglo XIX). El discurso de Arana llegó a ser tan racista y extremista (acusaba a los castellanos de ensuciar la sangre vasca) que sus actuales seguidores tratan de ocultar estos "pecadillos " de su fundador. El PNV ha sido históricamente un partido muy democrático. Durante la Guerra Civil, dirigió el fugaz gobierno autonómico vasco y luchó contra los sublevados franquistas. Después de cuarenta años de clandestinidad volvió a la política activa y legal durante la Transición. Se convirtió en la fuerza política más votada del País Vasco. El PNV ha sido acusado por otros partidos políticos de jugar un doble juego en el tema de la violencia de ETA en el País Vasco, debido a que condena la violencia pero parece defender la participación de la izquierda abertzale. Su actual líder se llama Iñigo Urkullo, y pasa por la amarga experiencia de vivir en la oposición frente al primer gobierno socialista vasco.




CIU



CIU (Convergencia i Unió) es una formación nacionalista catalana que ostenta la hegemonía política en su territorio. Actualmente su líder, Artur Mas, ostenta la presidencia del gobierno catalán (Generalitat). Se trata de una coalición entre nacionalistas conservadores (Convergencia Democrática) y democristianos ultraconservadores (Unió Democrática), que muchas veces están a la gresca. Esta combinación les permite estar en misa y repicando. Lo mismo te votan a favor del matrimonio gay, que te aprueban una reforma laboral. Al igual que el PNV, ha sido una de las principales muletas de gobiernos del PP o PSOE, en función de las circunstancias. Nunca han ocultado su posición conservadora, partidaria del liberalismo económico a ultranza. No hacen ascos a ningun pacto electoral si a cambio son capaces de obtener el poder o beneficios económicos. Su color tradicional de identificación es el naranja. Su logotipo antiguo (un árbol) fue lamentablemente sustituido por su nombre, seguido de un toldo de bar con la bandera catalana.
BNG
El BNG (Bloque Nacionalista Galego) es la formación nacionalista gallega por excelencia. De las tres grandes formaciones nacionalistas, es la más floja electoralmente. Ha alcanzado el poder en numerosos ayuntamientos gallegos y también en el gobierno regional, pero casi siempre en coalición con el PSOE y a la sombra de él. Al contrario que las formaciones anteriores, se definen claramente como izquierda.





ERC
Es otra de las formaciones históricas de la política española. Fue fundada en 1931, como unión de varias fuerzas que surgieron tras el rechazo a la represión que siguió a la semana trágica de Barcelona. Como partido republicano, tuvo un gran protagonismo durante la Segunda República y la Guerra Civil, periodo en el que ostentó la presidencia del gobierno catalán. Hoy en día, ERC es un partido minoritario en la escena catalana. Se definen como republicanos, nacionalistas e independentistas. Son famosos los cambios de parecer de esta formación política, debido a la presión de unas bases que no ven con buenos ojos la "colaboración" con Madrid. Esta esquizofrenia entre "responsabilidad política" y "radicalidad de base" lo ha convertido en una fuerza bastante imprevisible. En las elecciones municipales de 2011 consiguió muy malos resultados. Por eso está en un proceso de profunda transformación.




BILDU



La palabra vasca "abertzale" significa "patriota". La izquierda abertzale es aquella que se identifica con la izquierda vasca independentista y por tanto, más o menos cercana a la banda terrorista ETA. La colaboración ilegal de los abertzales con la banda terrorista les ha costado multitud de disgustos y les ha convertido en la bestia negra de la política española. La mayor parte de los partidos abertzales han sido ilegalizados. Pero Bildu (en vasco "reunirse") es un caso diferente. Nacida por la unión de abertzales y una pequeña formación (Eusko Alkartasuna), son el primer partido abertzale que ha condenado la violencia terrorista. Por esta razón, no ha sido ilegalizado por el Tribunal Supremo. Tras las elecciones municipales de 2011, Bildu se ha convertido en la tercera fuerza política del País Vasco, pero la polémica en torno a ella no cesa. Los conservadores la tachan de "tapadera de ETA". En torno a este tema, sólo el tiempo pondrá a cada uno en su lugar. Su logotipo lleva el típico verde vasco y una complicada espiral que muestra su extraño estado mental actual (¿y ahora qué hago?).




FORMACIONES REGIONALISTAS



Tienen un fuerte poder electoral en sus regiones, pero no un carácter nacionalista. Estos partidos son muy abundantes a lo largo de toda la geografía española. Podríamos decir que se multiplican como las moscas. Los hay de izquierdas, derechas y todo lo que hay entre ambas. De todas estas fuerzas políticas, la más poderosa es CC (Coalición Canaria) que ostenta el gobierno de las islas, aunque siempre con apoyo del PSOE o el PP. Parece que lo mísmo le da uno que otro, por tanto es difícil de encuadrar políticamente. También destacan el PAR (Partido Aragonés Regionalista),



el PRC (Partido Regionalista de Cantabria), el ultraconservador UPN (Unión del Pueblo Navarro) que es la marca electoral del Opus Dei en Navarra y FAC (Foro Asturias Ciudadano), que es una escisión del PP. El Partido Andalucista, está en trance de desaparición. En todos ellos predomina la ideología conservadora, excepto en la Chunta Aragonesista (CHA).



Todas estas fuerzas son demasiado débiles para dominar electoralmente en sus feudos. Por tanto, sobreviven a costa de apoyar gobiernos del PSOE o PP, o buscar sus fuerzas para tener gobiernos propios. El regionalismo reivindica las mejoras necesarias para sus territorios, negociadas previamente en Madrid, para facilitar el acceso a mayores presupuestos o mejora de infraestructuras. La infinidad de partidos nacionalistas y regionalistas genera un enorme fraccionamiento del panorama político español. En algunos casos, para gobernar un municipio o una comunidad son necesarias alianzas de tres o cuatro partidos.




PUNTOS GRISES DE LA POLÍTICA ESPAÑOLA.



1. TRANSFUGUISMO. Los españoles, a pesar del campeonato de gritos en algunos ayuntamientos y la existencia de un pacto anti-transfuguismo entre los dos principales partidos, nos hemos acostumbrado a los cambios de poder repentinos. Los alcaldes y presidentes de comunidad autónoma no solo se escogen en las urnas. También se deciden en oscuras negociaciones. Generalmente se trata de algún concejal o diputado que abandona su grupo y se pasa al grupo mixto. Este cambio político suele llegar justo "a tiempo", para apoyar una moción de censura de la oposición contra el gobernante que ha quedado en minoría. Esto se podría solucionar con una sencilla ley que obligue a cualquier político "transfuga" a entregar su acta de concejal o diputado. Pero todavía estamos esperando esta norma. En uno de los casos más graves de transfuguismo sucedidos en España, el llamado "Tamayazo" (2003), los diputados socialistas Tamayo y Sáez abandonaron de manera inexplicable su grupo parlamentario. Esto provocó una nueva convocatoria de elecciones, que acabó con el posible gobierno socialista y dio la victoria al PP (Esperanza Aguirre). A día de hoy, todavía no sabemos exactamente como sucedió ni por qué, aunque lo podemos intuir. Todo el mundo tiene un precio.
2. CORRUPCIÓN. Es muy raro encontra un partido político que no haya sido alcanzado en mayor o menor medida por la corrupción. Pero los dos grandes partidos se llevan la palma. Si el PSOE estuvo salpicado de casos de corrupción durante el gobierno de Felipe González, el PP se enfrenta al "caso Gürtell", probablemente el caso más grave de supuesta financiación ilegal de un partido político. Lo malo de la corrupción es que en España sale gratis. Políticos imputados por graves delitos de corrupción, son escogidos nuevamente por sus votantes, que parecen ver en esto delitos algo ajeno a ellos e incluso algo "justificable". "Tú en su lugar harías lo mismo", se ha llegado a oir en muchos foros. Es la corrupción total de la política, la política como negocio.



3. LA ÉLITE POLÍTICA. Los políticos son vistos por los ciudadanos como ajenos a los problemas cotidianos de la población. Los mismos políticos han contribuido a esta consideración. Han formado una élite que no parece verse afectada por la crisis económica. Los españoles están muy acostumbrados a leer en la prensa como "todos" los partidos se ponen de acuerdo para subirse el sueldo, y ahora en crisis, para no bajárselo. Las leyes permiten a los diputados alcanzar la jubilación máxima con solo dos legislaturas en el cargo. Todo esto mientras aumentan la edad mínima de jubilación de la población de 65 a 67 años. Los sueldos de los funcionarios han sido bajados por el gobierno, y las pensiones se han congelado, pero los diputados y senadores pueden cobrar multitud de dietas que convierten sus sueldos en astronómicos. La mayor parte de los políticos contestan que el ataque contra ellos es "puro populismo". Pero es habitual ver las sesiones del Congreso de los Diputados con casi todos los escaños vacíos.
El divorcio entre políticos y sociedad es cada vez más grande. En las pasadas elecciones municipales y autonómicas, el ganador no fue el Partido Popular , como puede parecer. El ganador fue la abstención, los votos en blanco y los votos nulos (en total casi el 36%). El PP (supuesto ganador) obtuvo el 24%.



Imágenes iniciales: 1.Cartel de denuncia contra el euro y los políticos durante la acampada del movimiento 15M Indignados en Puerta del Sol, con el lema: No nos representan. 2. Resultados electorales de las elecciones municipales y autonómicas del 2011.



Imágenes finales: 1. Imagen de Ricardo Costa (expresidente del PP valenciano) y Francisco Camps (presidente del gobierno valenciano). Ambos están imputados por corrupción y han sido reelegidos en las elecciones de 2011.2. Cartel de la manifestación del 15 de mayo en contra de los políticos.