jueves, 20 de octubre de 2011

Una imagen

PROHIBIDO PROHIBIR



sábado, 15 de octubre de 2011

Recortes educativos en Madrid

Recorte educativos en Madrid.
LA COMUNIDAD DE MADRID COMIENZA A DESMANTELAR LA ENSEÑANZA PÚBLICA.
El pasado mes de julio, las autoridades de la Comunidad de Madrid enviaron a los institutos públicos de educación secundaria unas novedosas "instrucciones de inicio de curso". En ellas se establecía que todos los docentes debían dar dos horas lectivas más, y que los jefes de departamento, encargados de actividades extraescolares, orientadores psicopedagógicos y TICs (técnicos informáticos de centro) perdían sus horas libres de docencia y dedicadas a sus funciones especiales. Esto no pasaría de ser un conflicto laboral por aumento de horas de trabajo, si no tuviera las consecuencias educativas que tiene. Las nuevas "instrucciones" significaban el despido de 3.500 profesores con contrato temporal (interinos). Los que quedaban tendrían que cubrir todas sus funciones, algo absolutamente imposible. El resultado ha sido un caos. En los institutos públicos los horarios no salen. No hay gente suficiente para mantener abierta la biblioteca, para desdoblar en clases de refuerzo o de apoyo, hacer laboratorios, hacer actividades extraescolares o intercambios. Los institutos se han quedado bajo mínimos. La Comunidad de Madrid ha vendido lo que es la mayor agresión a la educación pública española en toda su historia, como un conflicto meramente laboral, y no lo es. La presidenta se molestó en gastarse miles de euros en el envío de una carta a cada profesor (llena de faltas de ortografía), en la que les pedía "sacrificio" porque el país estaba lleno de parados. Mientras, despedía a 3.500 profesores. Sus excusas económicas resultan absurdas. Los 80 millones de euros que pretenden gastarse con estos despidos, servirán para desgravar ante hacienda el coste del uniforme de los niños de la privada. Mientras, todavía no sabemos el montante exacto de los sueldos de la presidenta de Madrid y sus consejeros, ya que descubrimos hace poco que reciben suculentos complementos:http://politica.elpais.com/politica/2011/09/26/actualidad/1317034009_782808.html
La historia de las agresiones de la Comunidad de Madrid a la enseñanza pública no es nueva. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, nunca ha ocultado su desprecio por los servicios públicos, que considera un gasto más que una inversión social. La presidenta es una "liberal" convencida y admiradora de Margaret Thatcher. Pertenece al conservador Partido Popular (PP), que nunca ha mostrado mucho aprecio por lo público. Para ella los servicios públicos son un gasto, no una inversión social. Por tanto, hay que privatizarlos y convertirlos en un negocio, y si no se logra que den dinero, sencillamente eliminarlos. Igual que construía hospitales de gestión privada que han resultado un desastre, la señora Aguirre también se propuso privatizar la enseñanza de Madrid a golpe de "concierto". El sistema de conciertos educativos se inició a principios de la transición democrática, hace ya más de treinta años. Los colegios privados podían recibir fondos del estado para abaratar sus costes y recibir nuevos alumnos, siempre y cuando la red de colegios e institutos públicos no fuera capaz de atender la demanda. Eran años de boom demográfico y demasiados alumnos. Con el tiempo, esta situación de excepcionalidad se convirtió en norma. Los conservadores comenzaron a realizar conciertos a diestro y siniestro, incluyendo colegios pertenecientes a grupos religiosos integristas como el Opus Dei, Comunión y Liberación o los Legionarios de Cristo. Esta política se ampara en la Constitución Española, que consagra el derecho de los padres "a escoger el tipo de educación de sus hijos". Lo que no dice la constitución es que tengamos que pagar esta elección todos. El resultado es una absoluta perversión de la norma constitucional. El gobierno de Esperanza Aguirre disminuye el dinero de la educación pública para concertar colegios con hípica, natación, carísimas instalaciones... en donde la enseñanza obligatoria de la religión católica o la segregación de niños y niñas son una norma. La patronal de la privada, ACADE, se jacta de las concesiones que le hace la administración:
http://acade.es/Admin/Contents/file%5Ca4wkjm4x.v0t.pdf
La educación pública, como muestran los resultados del informe PISA, sigue siendo el mejor modelo educativo del mundo. Los países que muestran mejores resultados en su nivel educativo (Finlandia, Alemania, Francia, Dinamarca, Noruega, Suecia...) son países que apuestan claramente por la enseñanza pública. En Finlandia, país que tiene la mejor educación del mundo, los colegios públicos constituyen el 95% del total. Nadie quiere la privada, porque es peor.

La ENSEÑANZA PÚBLICA sigue siendo la mejor opción por las siguientes razones:
1) Sus profesionales son los mejores y los más cualificados. Han tenido que pasar una dura oposición para conseguir ser docentes. En la privada y concertada, los profesores son escogidos a dedo por ser conocidos o seguir su línea ideológica. Son profesores que nunca han demostrado sus conocimientos y destrezas en una oposición. El resultado es sabido. El nivel de conocimientos de los colegios privados y concertados es muy bajo.

2) Los alumnos de la educación pública aprenden en un clima de libertad ideológico. En la enseñanza privada, se transmite de manera subrepticia la ideología conservadora de los dueños del colegio.

3) La enseñanza pública garantiza la libertad religiosa. En un colegio público, los alumnos pueden escoger entre cursar la asignatura de religión católica o no hacerlo. Además pueden estudiar historia de las religiones si así lo desean. En los privados y concertados, aunque públicamente presumen de la misma libertad, en privado coaccionan a todos sus alumnos para que cursen religión católica.

4) La enseñanza pública garantiza la atención a todos los alumnos, independientemente de su religión, sexo, ideología, nivel intelectual, nivel económico o cualquier otra característica. En la privada-concertada, los alumnos son "escogidos", mediante exigencia de aportaciones económicas que muchas veces son ilegales, aparte de uniformes y otros accesorios. En realidad escogen a sus alumnos, por eso raramente deben atender alumnos con necesidades educativas especiales. Menos mal que está la enseñanza pública para atenderles.

El gobierno de la Comunidad de Madrid nunca ha ocultado su intención de desmantelar la enseñanza pública y favorecer la concertada y privada. La consejera de Educación, Lucía Figar, acudió a la reunión educativa del grupo integrista Comunión y Liberación que se celebró en Rímini en agosto de 2010. Allí dio una interesante conferencia en la que defendió la enseñanza privada sin ningún rubor, a pesar de representar una administración pública. En su discurso dejo claro el total apoyo de la administración a la educación privada religiosa, incluyendo cesión de suelo público de manera gratuita. Este es parte de su discurso:

"En primer lugar, hemos elegido mejorar el panorama de la educación en centros de gestión privada con fondos públicos, ampliar la oferta de plazas en las estructuras de este tipo dentro de la Comunidad de Madrid. Estos centros están sostenidos con el dinero público, con fondos de los gobiernos regionales, pero tienen gestión privada y por tanto tienen titularidad privada y son gestionados de modo privado. Nosotros hemos aumentado las plazas escolares ofreciendo estas plazas a centros que funcionaban como centros privados al 100%, en los que los padres tenían que afrontar el 100% de los gastos; hemos acogido también a nuevos centros que tenían algunas dificultades dentro del programa de centros concertados y desde hace 7 años hemos ofrecido ámbitos públicos, regionales o de ayuntamiento, lugares públicos para que cooperativas, centros religiosos,… puedan llevar adelante sus propios proyectos educativos con la ayuda y el soporte de los fondos públicos.
El problema también del lugar, del terreno, es un problema grave en España. Era un gran problema y nosotros hemos ofrecido estos lugares gratuitamente a organizaciones religiosas, cooperativas y otras estructuras para que crearan centros sostenidos con fondos públicos pero con gestión privada. Esto indica que en los últimos 6 años hemos abierto 79 centros nuevos de este tipo en la Comunidad de Madrid y hoy en día la proporción entre escuela pública, concertada y privada es esta: la escuela pública representa el 52% en nuestra región, la Comunidad de Madrid, la escuela concertada el 33% y la escuela al 100% completamente privada cerca del 15%. Dentro de estos centros, entre comillas, “concertados”, más de 2/3 ofrecen educación católica. Comunión y Liberación gestiona dos centros; C.L. gestiona 2 centros, por lo tanto yo pienso que estos dos centros pueden ser más en futuro obviamente, no sólo quedarse en dos “(aplausos).


Esta política de cesiones a la enseñanza privada se complementa con desgravaciones a las familias por los uniformes (los alumnos de la pública deben pagarse su ropa sin desgravación ninguna) y todo tipo de ayudas y concesiones económicas. En los últimos años, la Comunidad de Madrid ha apostado por la enseñanza bilingüe en centros públicos y privados. Sin embargo , el dinero dedicado a cursos de idiomas extranjeros y viajes de estudios, van casi exclusivamente a los profesores de la privada y concertada. La situación ha llegado a ser tan escandalosa que en muchos cursos se separa claramente los privilegios de los profesores de la privada-concertada frente a los profesores de la enseñanza pública.

El nivel de privatización de la enseñanza en la Comunidad de Madrid ha alcanzado el 50%, muy superior al resto de las comunidades españolas y a la media europea. Nadie apuesta por este modelo excepto Madrid. Los resultados son evidentes. La comunidad de Madrid tiene un altísimo nivel de abandono escolar y sus resultados de nivel son mediocres. Si hubieran apostado por la pública, como han hecho en toda Europa, los resultados serían bastante mejores.

Luego llegaron las manifestaciones de profesores, alumnos, padres y madres en la llamada "mareaverde" por el uso de camisetas del mismo color, y las huelgas y las jornadas reivindicativas. La administración de Madrid ha ignorado todas estas protestas y ha insinuado que los profesores son unos "vagos" y que esto se trata de un conflicto laboral. Todavía no se pueden creer la enorme corriente de solidaridad que este asunto ha generado en la sociedad madrileña. A pesar de manejar de manera tendenciosa la televisión pública de Madrid (Telemadrid) para insultar a los manifestantes, los resultados de las huelgas y manifestaciones son históricos. Huelgas seguidas por el 80% del profesorado y manifestaciones de 80.000 personas son algo inédito en la comunidad educativa de Madrid. Porque no es un conflicto laboral, es un conflicto de principios. Se trata de la defensa de la Educación Pública, la única que puede educar a tod@s por igual, con calidad y rigor.


IMÁGENES:


1. Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, en un cartel que denuncia los recortes.


2. Imágen del famoso lema inscrito en las camisetas verdes.


3. Lucía Figar, consejera de educación y empleo de la Comunidad de Madrid, en un cartel que denuncia los recortes.


4. Multitudinaria manifestación de la "marea verde" contra los recortes en educación. Madrid.