sábado, 7 de enero de 2012

Fusilados en Albarracín

Una imagen
Fusilados en Albarracín


En la estrecha carretera que lleva desde Teruel hasta Albarracín, el viajero puede encontrarse muchas sorpresas. A la salida de la turística Albarracín, antes de llegar a Gea de Albarracín, hay un monumento a los fusilados de la zona. Doce ciudadanos fueron asesinados en 1936 por la tropas sublevadas en la provincia de Teruel. En su mayoría eran vecinos de Albarracín y Gea, militantes en partidos políticos o sindicatos. El sencillo monumento consta de una placa de metal con los nombres inscritos con pintura dorada. Hay flores secas y una cinta republicana. El viento ha volcado los tarros de cristal que albergaron los ramos de flores. Es un paraje bonito, donde la sierra forma un gran murallón, probablemente el último que vieron los fusilados antes de morir por tener ideas políticas. Los restos del obispo de Teruel, asesinado por milicianos, reposan en la cripta de la catedral. Estos "mártires" de Albarracín y Gea no han tenido tanta suerte.

Según la ONU, somos el segundo país del mundo, después de Camboya, donde hay más desaparacidos. Se calcula que unos 150.000 represaliados por el franquismo aún yacen en fosas comunes en las cunetas españolas.

3 comentarios:

  1. El hospital de Teruel se sigue llamando como aquel obispo. Los 1005 ciudadanos fusilados en la ciudad, cuyos restos fueron arrojados a un pozo, siguen allí, en medio de un polígono industrial, debajo de un monolito que, al parecer, molesta a todo el mundo y se quieren quitar de en medio. Entre aquellos huesos están los de José Bravo Adiego, mi abuelo materno.
    Celebro que hayas pasado por allí. De haberlo sabido, yo mismo te habría hecho de cicerone.
    Salud.

    ResponderEliminar
  2. Me hubiera encantado que fueras mi cicerone, pero mejor dejarte descansar tus merecidas vacaciones. No conocía la historia de los fusilados en Teruel. No tengo palabras. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Pase por allí haciendo mi ruta de comercial. Mi deseo que la muerte de todos los compañer@s no sea en vano. Da rabia saber que exista gente q no quiera enfrentarse la historia... No llevaba una flor... Se las debò.....

    ResponderEliminar